8 enero 2011 Actores, Comedia, Festivales, Noticias, Opinión, Trailers

natalieportman223i3

Nadie conoce las claves que aseguran salir victorioso de la larga carrera al Oscar, lo único que se sabe a ciencia cierta es que tienes que exponerte a la vida pública, con el objetivo de que los medios y los académicos conozcan tu trabajo. Algo que Natalie Portman está siguiendo al pie de la letra, quizás hasta la extenuación. Al éxito de crítica y público de Cisne Negro y su asegurada nominación (y posible victoria) habrá que sumar en los primeros meses del año el estreno de dos muy diferentes comedias, seguidas por un drama independiente largamente retrasado y una super-producción veraniega sobre el dios nórdico más famoso del mundo super-heroico. Por si su vida profesional no fuera suficiente, la joven está dando tema de conversación a la prensa sensacionalista gracias a su feliz compromiso y aparente embarazo.

Black Swan concederá su segunda nominación a esta antigua niña prodigio que, a fuego lento, ha conseguido ganarse el prestigio de estrella de Hollywood. En su carrera ha sabido mezclar con tino películas taquilleras como la (infantiloide) segunda trilogía de Star Wars, con notables y aplaudidas interpretaciones como la de Closer, su primera candidatura (como secundaria) en los Oscars. A punto de cumplir los 30, Portman ha logrado alcanzar su madurez interpretativa, y sus días como la afable niña que nos enamorara en El profesional (Léon) han pasado a la historia, gracias, en gran medida, al personal trabajo de Darren Aronofsky en un film que llegará a España con bastante retraso, el 18 de febrero.

En EEUU esta historia sobre el ballet se ha convertido en una de las sorpresas de la temporada, sobrepasando los 50 millones de dólares de recaudación, únicamente habiendo gastado trece en su producción y sin ni siquiera haber llegado a las mil seiscientas copias en las salas (con su andadura continuando viento en popa). ¿Podrá arrebatar el Oscar a la veterana y merecedora Annete Bening, a la sorprendente Michelle Williams, a la novata Jennifer Lawrence o a la callada Nicole Kidman? Eso solo lo puede decir el tiempo, pero queda claro que en presencia en los medios, ya ha ganado.

Sin embargo, esta sobre-exposición puede tener sus riesgos, dado que el resto de películas no tienen precisamente el sobrenombre de los Oscars grabadas, sino más bien el de éxitos de masas. No Strings Attached es una comedia de parejas dirigida por el mítico Ivan Reitman en la que comparte cama y amistad con Aston Kutcher; Your Higness es una comedia alocada de épica fantástica del trío de Superfumados, David Gordon Green, Danny McBride y James Franco (camino a convertirse en un sleeper) y Thor le concede un hueco como la “relación amorosa” en la última entrada en la saga de Los Vengadores de Marvel. Lo único que puede acercarse timidamente al perfil de gustos los académicos es The Other Woman (conocido también como Love and Other Impossible Pursuits), un drama independiente de festivales que tiene dos años de antiguedad.

En 2007, Eddie Murphy se presentaba como el candidato cerrado para hacerse con el Oscar a Mejor actor secundario por Dreamgirls (habiéndose llevado el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores), cuando de repente llegó Norbit -una execrable comedia que le forjó el odio de los académicos-, concediendo la victoria a Alan Arkin. Sin críticas todavía de sus nuevas cintas, esperamos que esta vez no se repita este binomio del que algún actor se ha escapado con gracia (el pasado año Sandra Bullock fue también nominada al Razzie, pero su aparición en la ceremonia a modo de parodia, casi le dio puntos). Otro que puede ser afectado por este doble juego es Justin Timberlake, voz de Bu-Bu en el Oso Yogi, uno de los fracasos más sonados en cuento a crítica y taquilla de diciembre. Aún habiendo salido del cascarón de cantante, el actor de La Red Social parece alejado de la candidatura en este punto. Otras jugadas curiosas son el regreso al culebrón General Hospital de James Franco en la semana de los premios; o el estreno en febrero de Just Go with It, donde Kidman es secundaria para Adam Sandler y Jennifer Aniston. Todos tienen esqueletos en el armario pero, como decíamos al principio, nadie sabe lo que funciona en la carrera a los Oscars.

PD: Como un adelanto de la desnudez de Natalie Portman que está a punto de llegar (para todos los seguidores de Hotel Chevalier que pidieron más carne), os dejo el nuevo tráiler red-band de No Strings Attached:

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 enero 2011
  2. Crónica de los Globos de Oro 2011: Gervais pone la guinda ácida a una gala predecible protagonizada por La Red Social 17 enero 2011
  3. Curiosidades, número y olvidos de las nominaciones a los Oscars 2011 15 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *