9 octubre 2007 Ciencia-Ficción, Opinión

blade_runner.jpg

Este año se celebra el vigésimoquinto aniversario del estreno de Blade Runner, una de las películas más influyentes de la historia y obra cumbre de la ciencia ficción.

El film de Ridley Scott no tuvo demasiada fortuna en su estreno, no fue ni mucho menos un taquillazo, pero hoy día, nadie duda ya que estamos ante una genial película y que, junto con Alien, es lo mejor que ha hecho su autor.

La trama, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas? de Philip K. Dick, sigue a Deckard (Harrison Ford) un ex-policía reconvertido en un Blade Runner, una especie de cazarrecompensas encargado de eliminar a un grupo de androides (llamados en el film Replicantes) que han entrado ilegalmente en La Tierra, haciéndose pasar por humanos.

La estética del futuro apocalíptico (edificios altísimos, coches voladores, lluvia perenne, globalización, inteligencia artificial en busca de la capacidad de sentir) ha influido en muchas películas posteriores, pero la genialidad de esta cinta alcanza además a la música e incluso a la filosofía.

Actualmente, únicamente existe una copia de la versión del director en DVD, pero Warner planea sacar una completísima edición especial conmemorativa, para que todos los recuerdos de esta película, no se pierdan, como lágrimas en la lluvia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *