8 febrero 2009 Drama, Opinión

Ella era como una flor con antenas translúcidas y un corazón de plástico malva.

bettyblue2.jpg

Hoy voy a hablar de una brillante obra fantasma. Una entrega total, una película de amor, deseos, pasiones e impulsos llevados hasta sus últimas consecuencias. Una buena historia de amor loco sin más contemplaciones. Ni más ni menos que la tercera obra del cineasta francés Jean-Jacques Beineix: 37. 2 le matin.

Basada en la novela de Philippe Djian, Beineix consigue alejarse del estilo realista que predominó en el cine francés en los años 70 para traernos, sin duda alguna, una de esas películas que el paso del tiempo no callará.

La historia básicamente es esta:

En las fabulosas playas de Gruissan-Aude nos encontramos con el loco amor de Zorg (Jean Hugues Anglade) y Betty (Béatrice Dalle), una preciosa joven mentalmente inestable. Zorg recibe la visita inesperada de Betty. A partir de aquí comienzan una vida juntos, llevándonos con sus locas aventuras por lugares como París, donde Betty descubre los manuscritos de una novela que Zorg escribía en sus ratos libres comenzando a obsesionarse con la idea de enviarla a editores. Para ello, Betty trabaja día y noche en la tarea de mecanografiar los manuscritos, sin saber que esa obsesión no será sino la primera del desequilibrio mental que ocasionará el dramático desenlace con el que la película termina.

A pesar de los 180 min que nos llegó (ya que la versión original duraba tres horas) y de que a veces pueda parecer que se ralentiza, la intensa atracción sensual y sexual y las locuras divertidas en las que se ven envueltos, hace que ni notes el tiempo que llevas admirando a la preciosa Béatrice Dalle.

La película llama la atención desde su tórrido inicio, donde vemos a la pareja haciendo el amor bajo un cuadro de la Mona Lisa colgado en la pared. Mucho sexo, sí. Erotismo y ternura. Una magnífica combinación de colores pastel (muy propia del estilo de los años 80), y una música, fotografía e interpretaciones brillantes, originales y muy peculiares. En una palabra: sorprendente.

¿Premios? Pues descontentamente, y a pesar de ser criticada duramente en Estados Unidos, sólo puedo decir que estuvo nominada a los Oscar como mejor película extranjera. Sin más, espero que la disfrutéis.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *