10 julio 2014 Comedia, Estrenos

El abuelo que saltó por la ventana... y nos hizo reír y reflexionar

Basada en el sorprendente fenómeno literario de Jonas Jonasson, El abuelo que saltó por la ventana y se largó nos cuenta como, el día que va a cumplir 100 años, un abuelo se fuga de la residencia en la que vive y de forma casual se ve inmerso en una delirante trama criminal. No obstante, no parece gran cosa para un hombre que vivió los acontecimientos más importantes del siglo XX conociendo a Einstein, Franco, Stalin, Reagan y Gorbachov. Un abuelo excéntrico que no está dispuesto a renunciar al placer de estar vivo.

La novela de Jonas Jonasson se ha convertido en un auténtico bestseller internacional con más de 6 millones de libros vendidos en todo el mundo. Disney Nordic estrenó la película en los países escandinavos entrando en el nº1 del Box Office en Suecia y convirtiéndose en la película sueca más taquillera de la historia en Suecia con más de 16 millones de euros recaudados y 1.5 millones de espectadores. Con estas cifras supera a la adaptación de Stieg Larsson “Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres”, que era hasta ahora, la número uno en Suecia con 13 millones de euros de recaudación.

Pero ¿qué nos podemos encontrar en esta película? Pues mucho humor, a veces bastante negro, otras veces algo surrealista, mucha parodia (social, política e histórica) y algo de mala leche para sazonar el conjunto, todo ello envuelto en una, en apariencia, inocente comedia.

Allan Karlsson va a cumplir 100 años y vive, sin familia y hastiado, en una residencia de ancianos. Su mayor afición (hacer explotar cosas) hace que sin querer huya de esta residencia y sin darse cuenta se ve envuelto en una aventura trepidante… para todos los que le rodean, porque él parece no darse cuenta del peligro. “Las cosas son como son y así seguirán siendo” dice el protagonista, dejando claro su gran pragmatismo y estoicidad, a veces rallando con la estupidez.

El abuelo que saltó por la ventana... y nos hizo reír y reflexionar

En esta aventura, Allan se encontrará con algunos personajes que se le unirán (unos voluntariamente, otros forzados por las circunstancias) y a los que ayudará consciente o inconscientemente. Mientras, les irá contando su ajetreada vida (inimaginable si contemplamos al inocente y plácido ancianito) para, así, hacernos partícipes a los espectadores de sus maravillosas aventuras por un buen trecho de la historia del siglo XX: lucha en la Guerra Civil española, conoce a Franco, a Stalin, a Einstein (¿o no será él?). Se ve envuelto en la creación de la bomba atómica… y cambiará la historia del mundo y la vida de todas y cada una de las personas a las que conoce.

El abuelo que saltó por la ventana... y nos hizo reír y reflexionar

En resumen, una buena comedia que nos hará reír bastante y reflexionar un poco, viendo cómo le intentan manejar los poderosos, cómo éstos sólo buscan su propio beneficio, y lo estúpida que es la humanidad en general. Pasaremos un rato muy agradable y luego, cuando asentemos los fotogramas que hemos visto, sentiremos que hay bastante más que un sencillo anciano al que le gusta poner petardos. La vida misma.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 julio 2014
  2. Estrenos de la semana: 11 de julio de 2014 11 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *