12 febrero 2012 Actores, Noticias

El pasado cuatro de febrero fallecía a los ochenta y un años el actor Ben Gazzara. Actor de culto para varias generaciones de espectadores y cineastas, fue, posiblemente, el primer actor al que se le acuñó el término independiente. Forjado en el Actor’s Studio y claro exponente de tan magna escuela de actores, destacó muy pronto en sus papeles en teatro, especialmente en el montaje de La gata sobre el tejado de zinc, medio que nunca abandonó y que combinó con una prolífica carrera en el cine que le llevó a participar en unos sesenta filmes.

Consiguió su primer éxito en su segunda película, robándole los planos al mismísimo James Stewart en la maravillosa Anatomía de un asesinato, deslumbrando a crítica y público. Sin embargo la carrera de Ben Gazzara va unida a otro nombre de culto, ese malogrado genio del cine independiente americano llamado John Cassavetes. De la mano cómplice de este último lograría Ben Gazzara sus papeles más recordados, más celebrados y más logrados. La primera de las tres colaboraciones con Cassavetes fue en 1970 con Husbands (Maridos) en la que compartiría pantalla con el propio director y Peter Falk, actor que también nos dejó recientemente y que era mucho más que su celebérrimo papel de Colombo.

Esta colaboración continuó con El asesinato de un corredor de apuestas chino y con una obra maestra de la historia del cine, Opening Night, que protagonizaría junto a Gena Rowlands esposa de Cassavetes y que supuso un canto de amor al teatro que más tarde homenajearía de forma magistral Pedro Almodóvar en Todo sobre mi madre. Ben Gazzara trabajó también con Peter Bogdanovich en películas como Saint Jack o Todos rieron.

En los últimos años fue secundario o presencia de lujo en cintas como El gran Lebowski, El secreto de Thomas Crown o la estupenda interpretación del ciego en Dogville, su última actuación destacada de la mano de ese otro Outsider llamado Lars Von Trier. Actor de carácter, mirada penetrante y asombrosa credibilidad, Ben Gazzara se jactó de hacer y trabajar siempre como quiso, despreciando incluso papeles que le hubiesen aportado mayor fama. Último exponente de esa otra manera de hacer cine, quiero creer que si existe algo parecido al cielo, por él caminarán haciendo el tonto y de impecable traje negro, Peter Falk, John Cassavetes y Ben Gazzara.

Vía | El País

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *