27 febrero 2012 Noticias, Opinión, Premios

Por fin se entregaron los Oscars. En una gala nostálgica, ágil y correcta, aunque quizá no muy brillante, Billy Crystal supo tirar de oficio para hacer olvidar bochornosas ediciones anteriores. De hecho, la gala consiguió que 39’3 millones de espectadores siguieran la ceremonia en vivo, lo que significa un 4% más de audiencia que el año pasado, pero por debajo de la de hace dos años. Teniendo en cuenta la floja recaudación de los filmes en taquilla es un hecho a tener en cuenta. Sin grandes sorpresas y escasas salidas de tono la ceremonia estuvo impregnada de un elegante aire a mejores tiempos pasados, aprovechando la temática de varios de los filmes nominados. En medio de ese espíritu de amor al cine, la triunfadora de la gran noche de Hollywood no podía ser otra que The Artist.

Como siempre hubieron grandes momentos, protagonistas por sí mismos, quien hizo todo lo posible por ser protagonista y quien lo fue involuntariamente. Entre los grandes momentos destacaron las emotivas palabras de Cristopher Plummer, Billy Crystal caracterizado de Tintín, la interpretación de Esperanza Spalding en el In memoriam, los montajes de grandes películas o algún número del Cirque du Soleil con caída incluida de un equilibrista. Protagonistas hubieron muchos, como el equipo de The Artist, Octavia Spencer o Meryl Streep poniendo fin a su sequía de estatuillas doradas.

Pero también hay quien quiso dar la nota y lo consiguió, algunos con mucha gracia como Will Ferrel y Zach Galifianakis con su estruendoso número o las geniales Rose Byrne y Melissa McCarthy a quienes no se atrevieron a darles más cancha por miedo a su gamberrismo. También dio que hablar Emma Stone dejando perplejo al mismísimo Ben Stiller sin dejar claro si su flipada intervención era una broma o no. Menos gracia hizo a los responsables Sacha Baron Cohen que en lugar de dedicarse a apoyar a la película de la que formaba parte, La invención de Hugo, acudió caracterizado de dictador y esparció por la alfombra roja las cenizas de un supuesto Kim Jong-II. Consiguiendo que la seguridad se lo llevara de allí y no permitiéndole asistir a la gala.

Pero si alguien se llevó todas las miradas y fue lo más comentado en todas las redes sociales, no fue otra que Agelina Jolie o, mejor dicho, su pierna derecha que lució con un vestido de vértigo y pose imposible al entregar un premio. Pose que por cierto trató de imitar de forma hilarante Jim Rash al recoger su premio por el guión de Los descendientes.

Entre los derrotados cabe destacar a Los descendientes, Moneyball o War horse que se llevaron lo que podemos considerar migajas en comparación a lo que optaban. No así La invención de Hugo cuyas cinco estatuillas en el apartado técnico están en coherencia con el argumento de la película.

Quizá el más perjudicado sea un George Clooney que hasta hace unos meses era el claro favorito y que tal vez jamás llegaría a imaginar que un desconocido actor francés le arrebataría el Oscar sin decir ni una palabra. En fin, los Oscars ya están dados, veremos que les depara el futuro a todos estos nombres que han estado en boca de todos durante tanto tiempo y si tanto ruido era justificado.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *