15 diciembre 2014 Animación, Estrenos

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr
Si hay algo que Disney sabe hacer es llegarnos al corazón. Son los que mejor lo hacen y son conscientes de ello. Y en esta ocasión lo han conseguido de nuevo: Big Hero 6 es una de sus mejores películas, que recordaremos durante mucho tiempo con una tonta sonrisa en los labios.

BIG HERO 6 es una película de aventuras que cuenta el vínculo especial que se establece entre Baymax, un enorme y entrañable robot inflable y el niño prodigio Hiro Hamada. Cuando un devastador acontecimiento arrasa la ciudad de San Fransokyo y catapulta a Hiro a una peligrosa trama, Hiro recurre a Baymax y a sus mejores amigos, a los que transforma en una banda de héroes de alta tecnología llamada BIG HERO 6.

Esta película no nos va a contar nada nuevo (ni falta que hace) pero lo que nos cuenta lo hace de una forma magnífica. Tanto que, a pesar de prever algunos giros y acontecimientos, no podremos evitar emocionarnos de alegría o tristeza según vayan ocurriendo los hechos.

La historia la hemos visto/leído cientos de veces: un niño con su mascota/amigo (en este caso un robot), con una gran pérdida y la amistad como guía para encauzar su dolor y su vida, y lo mezcla con el género de los superhéroes (incluida la misión de venganza contra el villano). Sin más. Pero esta película mezcla esos ingredientes mil veces vistos y consigue un resultado extraordinario, emocionante y encantador.

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr

Y una gran parte de este agradable resultado es Baymax, el entrañable y gordinflón robot, que “es como achuchar a una nube de azúcar” y que nos enamorará igual que hace con Hiro. Baymax es un compendio de todos los robots (buenos) del cine: es servicial como Robby de Planeta prohibido, encantador como Wall-E, tierno como El Gigante de Hierro… Y además está basado en investigaciones actuales reales de robots construidos con vinilo y robots hinchables. Sus diseñadores (con los directores Chris Williams y Don Hall a la cabeza) investigaron y hablaron con científicos, para después darle un carácter peculiar y reconocible a Baymax: debía ser adorable, “un robot que te apetece abrazar”, tierno y mono. Parte de todo esto lo consiguieron con su simpática y titubeante forma de andar, que nos recuerda a Obélix o, sobre todo, a un bebé con los pañales puestos. Además es traslúcido, simbolizando su pureza e incapacidad de mentir o hacer mal.

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr

Pero Baymax, siendo importantísimo, no es lo único admirable en la pelicula, ni mucho menos. Tenemos por supuesto los personajes: Hiro es un niño muy inteligente, creador de robots alucinantes, pero que está a punto de pasar de ser un pequeño rebelde a convertirse en un delincuente. Su hermano mayor le orienta de forma suave y cariñosa hacia un camino que sabe que le traerá grandes alegrías. Una tragedia hará que se aísle de nuevo y será Baymax, junto con sus nuevos amigos, los que de nuevo le devolverán la sonrisa.

Y, además de los personajes, tenemos el decorado, un magnífico San Fransokyo dibujado con un cuidado tal que han conseguido tener en pantalla a más de 700 personajes cada uno con su aspecto y reacciones individuales (gracias a un nuevo sistema llamado Denison). Las panorámicas de esta ciudad, mezcla de occidente y oriente, son magníficas, llenas de detalles y que iluminarán nuestra mirada con sus magníficos diseños, sobre todo en una escena en la que Hero y Baymax realizan un magnifico vuelo por la ciudad.

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr

Precisamente este vuelo marca un punto de inflexión en la obra. Hasta ese momento Hiro utiliza a Baymax para lograr su principal objetivo, pero es en este momento, cuando Baymax se da cuenta de cómo puede ayudar al pequeño protagonista, cuando surge la conexión entre ambos (volvemos a las películas de niño y mascota). A partir de aquí Baymax será mucho más que el robot simpático de la película.

El villano, en cambio, está algo desaprovechado, siendo mucho más interesante su diseño que sus motivaciones (que conoceremos casi al final de la película). Visualmente es espectacular, pero como personaje es bastante pobre. Aunque la película está tan llena de aciertos que este pequeño defecto no nos importará.

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr

Por último, quiero aclarar que a pesar de ser la primera película Disney tras la compra de Marvel, a pesar de ser unos personajes superheróicos y basados (muy muy ligeramente) en un cómic de esta editorial, y a pesar de tener superhéroes como protagonistas, no es ni de lejos una película Marvel. Los principales responsables de la película (los citados directores Chris Williams y Don Hall y el productor Roy Conli) han declarado que desde el principio querían hacer una película Disney, no una Marvel.

Así que encontraremos todo el cariño y el saber hacer de estos estudios de animación, con todo lo bueno que ello conlleva y con nada que podamos rechazar. De hecho, no es en absoluto una adaptación del cómic de Marvel del mismo nombre, si no casi una recreación desde cero, casi una historia de un universo paralelo.

No obstante, tampoco han dejado de lado a los aficionados marvelitas y nos tienen reservados dos pequeños guiños… Debéis esperar a que terminen los títulos de crédito. Merece mucho la pena y os reiréis, prometido.

Big hero 6. Disney lo vuelve a lograr

Si duda, Big Hero 6 es una de las películas del año. Imprescindible.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Zootopia, la nueva película de Disney, presenta nuevo tráiler 2 enero 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *