9 noviembre 2011 Comedia, Noticias, Premios, Taquilla

Sin demasiada euforia por nuestra parte, hace poco más de tres meses anunciábamos que Brett Ratner había sido nombrado, para sorpresa de todos, productor de la ceremonia de los Oscars 2012. Entonces apuntábamos que este empujón en su carrera podría servirle para dar cierta publicidad a su última superproducción, la comedia de acción Un golpe de altura (Tower Heist), que nada casualmente protagoniza Eddie Murphy (presentador de la gala, del que hablaremos más adelante) y que se estrenaba este pasado viernes en Estados Unidos.

Sin embargo, nada hacía anticipar que el tiro le fuera a salir por la culata. La apabullante promoción no solo ha fracasado cara a la taquilla, sino que también ha dejado a su director demasiado al descubierto, envuelto en una campaña al más puro estilo Charlie Sheen por la que se ha visto obligado a resignar de su puesto como preparador de la gran noche de Hollywood.

Ratner es un director estrella en Los Ángeles, un verdadero fiestero requerido para todas las celebraciones. Pero su perfil no es uno con el que la Academia esté habituada a lidiar, más acostumbrada a contratar a creativos y cineastas tímidos que solo se preocupan por su trabajo. De este modo, no solo Ben Stiller, Murphy, Matthew Broderick o Gabourey Sidibe se han paseado por los platós para dar a conocer su último trabajo, también su jefe ha sido una presencia constante en la pequeña pantalla, e incluso en las ondas. Llevándose ese protagonismo, en este caso dañino, que normalmente ostentan unos intérpretes sedientos de cariño y agasajos con más dominio del medio.

Así, una de las primeras perlas en su turbulenta andadura la dejó en una sesión privada con una pequeña audiencia cuando dijo que “los ensayos son para los maricones” (fag es una palabra muy ofensiva en EEUU), y, de repente, la sesión de preguntas y respuestas se volvió muy pública. Por supuesto, las diferentes Asociaciones de Gays y Lesbianas tomaron la ofensa como algo personal y GLADD (que últimamente tiene como principal objetivo evitar los tristemente habituales suicidios adolescentes) hizo un comunicado oficial condenando la frase. Ratner no dudó en pedir disculpas y se asoció con GLADD para ayudarles en sus campañas. Todo quedó como una broma desafortunada, y la tormenta podría haber pasado… siempre que se hubiera quedado callado.

Video GameE3 2012Movies and TV

En la entrevista previa a este párrafo, Ratner acudió como invitado a Attack of the Show!, un famoso programa geek que comenzó en Internet y que ahora es el principal motor de una pequeña cadena de cable. El gran descubrimiento de la historia del programa ha sido la explosiva Olivia Munn, presentadora y actriz que desde que se independizara ha trabajado en varias películas y está a punto de protagonizar la nueva serie de Aaron Sorkin. El tema es que en su libro biográfico Suck It, Wonder Woman!, esta habitual de las revistas de paños menores contaba que había practicado sexo oral a un famoso director mientras éste comía una cóctel de gambas (supuestamente para darle más vigorosidad a su semen). Aunque la escabrosa historia no diera nombre alguno, el antiguo co-presentador de Munn se tiró a la piscina y, viendo que Ratner cumplía con la descripción, preguntó por el percance… un “no soy yo” podría haber servido, pero él fue a por más. De la manera menos elegante posible afirmaba que se la había tirado varias veces y se había olvidado de ella.

Además, la polémica no sirvió ni siquiera para hacer dinero. Tower Heist superó por poco los 24 millones en su fin de semana de estreno, siendo superada de manera holgada por El Gato con Botas en su segunda semana.

Por si esta debacle promocional no fuera suficiente para hacer fruncir el ceño de los académicos, en un show de mucho más relieve, el Tonight Show de Jay Leno, el responsable de Hora Punta no se cortaba en explicar como, en una noche de aburrimiento y locura, él y su amigo Michael Jackson fueron a tirar globos de agua a un vagabundo. Porque, al parecer, eran ricos y famosos y no tenían nada mejor que hacer. Los que hayan tenido el valor de seguir la filmografía de Ratner, ya conocen su sentido del humor infantil y estúpido.

Después de volver a levantar la polvareda, parece que alguien le llamó la atención y corrió a llamar al popular programa radiofónico de Howard Stern. El cineasta justificó con variadas excusas su comportamiento, incluso afirmando que nunca se había acostado con su ‘amiga’ Olivia Munn, asegurando que ahora que era productor de los Oscars debía cuidar sus modales. No obstante, la entrevista dio para mucho más y, después de las disculpas, trató temas tan variados como su aflicción a los condones, su vida sexual con Lindsay Lohan o cómo manda a todas sus relaciones sexuales a un médico antes de acostarse con ellas. Stern, muy popular al otro lado del charco, es uno de los mejores entrevistadores y hace sacar a sus invitados sus pasiones más secretas, siempre sacando unas joyas impagables. Lo que pasa es que con demasiada habitualidad se deja llevar por sus pasiones más profundas, el sexo y lo escatológico. A veces se crea una conversación divertida (aunque extraña), pero esta charla solo ha servido para dejar a Ratner como un enorme gilipollas bastante prepotente. Si estuviéramos en otra época no pasaría nada, pero, su puesto actual, viene con ciertas normas. Si además fuera otro seguramente nos quejaríamos de la corrección política de Hollywood. Siendo Ratner no lloraremos su adiós:

http://www.youtube.com/watch?v=7Xy3Zw5SYHY http://www.youtube.com/watch?v=yHbVXj33AIw http://www.youtube.com/watch?v=5xAbhahoe0c

Ahora la gran pregunta es si Eddie Murphy seguirá como presentador. Después de fracasar en taquilla por enésima vez y demostrar en los variados talk-shows que sigue siendo una versión descafeinada y sosa del Murphy de antaño (lleva más de veinte años sin hacer stand-up), éste es el momento perfecto para que se lo piense de nuevo.

El director, por su parte, ha acabado escribiendo una carta de resigna, que posiblemente sea el mejor trabajo de su carrera. Ratner nunca ganará un Oscar, ahora parece que nunca se encargará de ellos tampoco. De moment, la gala está bien protegida por el veterano Don Mischer, que volverá a dirigir y producir.

Vía | Deadline Hollywood

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 noviembre 2011
  2. Eddie Murphy resigna de los Oscars sin sorpresas, la Academia teje un nuevo plan 9 noviembre 2011
  3. Eddie Murphy se queda sin presentar los Oscar 2012 10 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *