21 febrero 2009 Especiales, Opinión

Mejor Actriz de Reparto

Es costumbre para los españoles, en cada edición de los Oscar, tener algún representante español. Si el año pasado Javier Bardem era el favorito en su categoría, esta vez será Penélope Cruz la que esté en el punto de mira. Pero en esta ocasión nada está ganado, esta categoría es la que tiene menos definida una favorita y todas las candidatas parten con las mismas opciones de alzarse con la estatuilla.

Las nominadas a mejor actriz de reparto son:

Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona

Marisa Tomei por El luchador

Amy Adams por La duda

Taraji P. Henson por El curioso caso de Benjamin Button

Viola Davis por La duda

Penélope Cruz es la favorita en muchas quinielas, y sus premios anteriores a los Oscar, BAFTA incluido, pueden colocarla presumiblemente en la mejor posición. Personalmente nunca me gustó como actriz, pero su entrada en escena como un torbellino en Vicky Cristina Barcelona ha encalidado a muchos al otro lado del Atlántico. Es su segunda nominación y parece que, después de no estar Kate Winslet en esta categoría, tiene el camino despejado. Pero atentos, porque Viola Davis ve como sus opciones aumentan día a día y ese puede ser un gran escollo para la española.

Amy Adams, que también suma con esta su segunda nominación, parece tener menos opciones que el resto. Sería demasiada la sorpresa, sobre todo por el potencial de Viola Davis, compañera de reparto en La Duda. Esta película ha conseguido sus cuatro nominaciones por sus actores, y hay que tenerla muy en cuenta. Su papel de monja frágil y sensible está interpretado de manera sublime, pero no tiene la suficiente fuerza, en una categoría que esta reñida por papeles con más carácter.

Viola Davis, es el caso más curioso de todos, es favorita siendo una total desconocida y además con solo seis minutos en escena. El rival más serio, tanto para Cruz, como para su compañera de reparto, Amy Adams. Aunque su aparición sea corta,su papel de madre luchadora y protectora en contraste con su silencio le valen como uno de los mejores momentos, por lo menos el más emotivo de La duda. Sería por tanto la que debería ganar, y la que tiene más opciones a estas alturas, aunque casi sin currículo.

Taraji P. Henson, cuaja por su parte, uno de los mejores papeles de El curioso caso de Benjamin Button. Su actuación como madre de Benjamin es primordial en el arranque de la película, con grandes momentos muy emotivos, llenos de fe y esperanza. Pero llega a la ceremonia sin ningún premio anterior, siendo una desconocida y sin aparecer en ninguna quiniela previa. Sería esta una sorpresa, casi imposible y que no está nada cerca de las interpretaciones de sus competidoras.

Marisa Tomei siempre ha sido una actriz por la que he sentido debilidad, su papel en Antes de que el diablo sepa que has muerto, mereció como mínimo la nominación. Ahora consigue la tercera de su carrera y está camino de su segundo Oscar. El primero lo consiguió en 1993 con Mi primo Vinny, película flojísima y con leyenda urbana incluida, según la cual, ella no era la que estaba en la tarjeta de aquel Oscar. La cuestión es que el tiempo le ha dado la razón y se ha convertido en una gran actriz que ahora si merece la estatuilla. Ahora le ha tocado lidiar con Mickey Rourke, solo por aguantar el tipo en una cinta hecha en exclusiva para resucitar y vanagloriar a Rourke ya se merece la estatuilla.

Apostaría tanto por Viola Davis como por Amy Adams, aunque la primera cuenta con más opciones. Penélope Cruz aunque en España sea muy influyente, no es necesariamente una opción, ni debería serla a tenor de los grandes papeles que cuajan sus competidoras. A título personal, se lo entregaría a Marisa Tomei, a estas alturas se lo merece.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *