22 febrero 2009 Especiales, Opinión

Camino al Oscar (VIII): Mejor Dirección

Quizás, junto a la de mejor película, esta sea de las más difícil de prever, aunque parece que las quinielas previas apuestan más por Danny Boyle, no se puede saber con certeza quién será el favorito. Los nominados a mejor dirección son:

Stephen Daldry por El lector

David Fincher por El curioso caso de Benjamin Button

Ron Howard por El desafío: Frost contra Nixon

Gus Van Sant por Mi nombre es Harvey Milk

Danny Boyle por Slumdog Millionaire

Si alguien merece el Oscar por su carrera, ese es David Fincher. Está es su primera nominación tras haber dirigido grandes títulos como Seven, El club de la lucha, The Game, Alien 3 o Zodiac.  Aunque El caso de Benjamin Button sea la gran vencedora de las nominaciones, las previsiones deja caer que será el gran fracaso de estos Oscar. Quizás un número demasiado alto, pero que con la competencia que tiene en la categoría de director, veo muy difícil que la Academia le premie en esta ocasión. Aunque a tenor de sus declaraciones los premios le importan muy poco.

Ron Howard por su parte, tiene una deuda pendiente con la Academia, pues a mi parece no se mereció el Oscar que gano por una Mente maravillosa. Ahora llega sin opciones con su mejor película. Es el que tiene más posibilidades de irse de vacio y sin duda el que menos merece la estatuilla.

Stephen Daldry para muchos es el digno merecedor del Oscar. Su corta carrera como director le está siendo muy fructífera. Hasta la fecha solo a dirigido Billy Elliot, Las horas y El lector, y por cada una a conseguido una nominación. Parece que llega la hora de Daldry, pero su mayor obstáculo parece difícil de superar, Danny Boyle es el favorito. Sin duda el Oscar por la dirección de El lector, sería la sorpresa más grata.

Gus Van Sant es un director de contrastes, su carrera está plaga de cine independiente y tropiezos comerciales de lo más variopinto. No se mereció su primera nominación por El indomable Will Hunting, pero sin duda llega a esta edición con una de las apuestas más fuertes. Van Sant dirige una soberbia lección de historia, pero que vista la competencia tiene muy pocas posibilidades ante directores como Daldry o Boyle.

Danny Boyle asombra a propios y extraños con su historia de miseria y esperanza. Es difícil no compararlo con el resto de candidatos, porque es sin duda el claro favorito, el que debería ganar y personalmente el que más me agrada en esta categoría. Desde 28 días después hasta Trainspotting firma una filmografía muy correcta, donde prima una gran puesta en escena.

No creo en la sorpresa de Daldry, por lo que sin duda la apuesta más firme a mejor dirección es Danny Boyle, por Slumdog Millionarie.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *