18 febrero 2012 Especiales, Opinión, Premios

Pese a que los guionistas no siempre sean los que atraigan la atención de los focos, la categoría de mejor libreto adaptado es una de las más reñidas e interesantes de los Oscars de este año. Los finalistas del 2012 incluye antiguos ganadores, cómicos televisivos, laureados veteranos e incluso alguna estrella que otra, trasladando las palabras de cuatro cautivadoras novelas y una moderna obra de teatro al celuloide. Los nominados son:

  • Alexander Payne, Nat Faxon y Jim Rash por Los Descendientes
  • George Clooney, Grant Heslov y Beau Willimon por Juego de Traición. Los idus de marzo
  • Aaron Sorkin, Steve Zaillian y Stan Chervin por Moneyball: Rompiendo las reglas
  • Bridget O’Connor y Peter Straughan por El Topo
  • John Logan por La invención de Hugo

A lo largo de esta larga carrera de premios, la obra más laureada de este grupo ha sido, sin duda, el triunfal regreso a la primera plana de Alexander Payne. Los Descendientes es una de estas tragicomedias indies que tanto gustan a la Academia, al estilo de Pequeña Miss Sunshine o la propia Entre Copas, con la que Payne venció hace seis años. El director, además, es todo un veterano en esta categoría, donde consiguió clasificar su primera cinta, la hilarante Election, que mejora con los años en un tiempo donde el campo política se convierte en un patio de instituto. Esta vez, está acompañado por Nat Faxon y Jim Rash (genial decano de Community), dos cómicos de la escuela de improvisación Groundlings donde se formaron también otros nominados como Kristen Wiig, Melissa McCarthy, Annie Mumolo, Octavia Spencer y Tate Taylor (director de Criadas y Señoras). Ellos son los responsables de hacernos reír mientras las lágrimas no dejan de caer por nuestra mejilla.

Seguro que George Clooney estaría contento de poder ver a su amigo (y posible responsable de concederle un Oscar como mejor actor) subiendo al escenario, aunque probablemente le haga más ilusión que Los idus de marzo diera la campanada. La cinta política no ha sido todo lo bien recibida que podría esperarse en un primer momento, pero Clooney, al menos, puede conformarse con su segunda mención como guionista. La super-estrella ha vuelto a demostrar que se maneja detrás de las cámaras tan bien como delante de ellas, y que, gracias a ese poder y habilidad, puede ampliar sus opciones en Hollywood. Su compañero habitual, Grant Heslov (nominado también por Buenas Noches y Buena Suerte), le acompaña una vez más en esta obra en la que también recibe crédito Beau Willimon, creador original de la obra de teatro Farragut North. Primary Colors, un trabajo similar sobre otra conflictiva campaña política norteamericana, se quedó también en su día a las puertas de lograr la preciada estatuilla.

Pero si queremos sacar alguna similitud con la cinta protagonizada por Ryan Gosling, en seguida nos vendría a la mente la televisiva El Ala Oeste de la Casa Blanca. Por eso es paradójico que el creador de la mítica serie, Aaron Sorkin, comparta esta lucha con sus aventajados discípulos. El vigente vencedor de este galardón, logra, además, todo un hito, al volver a la pugna un año después de haber ganado por La red social. El proceso de creación de este trabajo podría ser por sí mismo una excelente película sobre las bambalinas de Hollywood. Patrocinada en su momento por Steven Soderbergh (empujado por el amor hacia la obra de Michael Lewis que profesaba su amigo Brad Pitt), el proyecto acabó en las manos del director Bennett Miller y el escrito Steve Zaillian. A partir de ese momento, este veterano escritor (que en su día triunfó con La lista de Schindler) y Sorkin se fueron intercambiando el libreto, en unas re-escrituras en las que cada uno aportó sus ideas. El trabajo final deja entrever la personalidad de ambos, que, sin embargo, ni se pisa ni entorpece. Así funciona Hollywood.

Muy distinto es el panorama de la industria de Reino Unido, de donde llega El Topo, que ha convertido el clásico literario de John le Carré en todo un taquillazo de las islas británicas. Un trabajo agridulce para Peter Straughan, nominado junto a su esposa Bridget O’Connor, que murió en septiembre de 2010. A pesar de su flema inglesa, y la fría calidez de esta trama de espías centrada en los personajes, no parece que tenga demasiadas oportunidades frente a los más puros dramas americanos, uno de los temas recurrentes en esta categoría.

Por último, pero no menos importante, aparece la más mencionada de esta edición, La invención de Hugo. Para representarla se encuentra John Logan, guionista que, aunque conozca de sobra el Kodak Theatre, nunca ha podido subir hasta el escenario. El responsable de los libretos de Gladiator y El aviador tiene otra oportunidad gracias a su nueva reunión con Martin Scorsese, que adapta, por primera vez, un libro infantil alrededor de su verdadera gran pasión, los orígenes del cine y la conservación del mismo. Una fábula enternecedora y bellicista en tres dimensiones que ha logrado cautivar a la Academia gracias a un imaginativo guion sobre las fantasías de un veterano director y un niño soñador.

Aún y cuando Los descendientes parece una clara ganadora (el peso de la cinta se posa en su guion), no debería menospreciar a sus competidores. Logan podría ser galardonado, por fin, e incluso Sorkin -adorado por la industria- tiene la oportunidad de repetir de manera consecutiva.

Enlace | Lista de nominados a los Oscars 2012
Más información | Los Oscars 2012 en Cinetelia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *