19 febrero 2012 Especiales, Opinión, Premios

Dos veteranos con muchos galones como Max Von Sydow y Christopher Plummer lideran la categoría reservada a los actores secundarios. Estos octogenarios, que no tienen aún el Oscar en sus vitrinas, se enfrentan a otros tres grandes actores, algunos nuevos en estos lares y otros viejos conocidos que pueden dar la sorpresa en una categoría que en principio aunque no esté muy reñida, si que no hay grandes diferencias entre los nominados.

  • Jonah Hill por Moneyball: Rompiendo las reglas
  • Nick Nolte por Warrior
  • Kenneth Branagh por Mi semana con Marilyn
  • Max Von Sydow por Tan fuerte, tan cerca
  • Christopher Plummer por Beginners

Seguro que muchos de los que vivieron el éxito comercial de Jonah Hill en Supersalidos hubieran apostado poco por verlo en menos de cinco años nominado a un Oscar. Se trata de su primer papel dramático importante, donde demuestra que se puede desenvolver bastane bien fuera de la cómedia, aunque todo esto tiene un poco de trampa. No le voy a restar valía a su interpretación, sobre todo cuando momentos como el del despido del jugador son de los más creible en cuanto a interpretación de lo que he visto este año, pero hay que tener en cuenta que su papel ha sido moldeado por Sorkin y Zaillian, y sobre todo bien dirigido por la batuta de Bennett Miller. Lo curioso es verlo interpretar el mismo papel de perdedor que encarna en las comedias, pero en esta ocasión lleno de humanidad y sobre todo credibilidad. No lo veo como vencedor, pero seguro que esta nominación augura un gran futuro a esta promesa del cine que parece estar dispouesto a afrontar todos los retos que le pongan por delante.

Nick Nolte afronta su tercera nominación al Oscar, la primera en la categoría de actor secundario, con una de las cintas olvidadas injustamente en estos premios. La que decían que era la nueva The Fighter pero con más empaque, nos muestra a un Nolte en el clásico papel del veterano de Vietnam y ex-boxeador que por sus problemas con el alcohol pierde a su familia. Su principal defecto es ese, la cantidad de tópicos que tiene que contrarestar el actor, pero que no deja de ofrecernos grandes escena con tensión contenida e interesantes diálogos que bien merecen esta nominación. Premio justo la misma, pero sin más oportunidad en la noche de la entrega de premios.

Aunque sin el mínimo parecido físico a Lawrence Olivier, Kenneth Branagh tiene en su carrera nexos comunes al personaje que interpreta. Ambos son directores y actores de la escena teatral británica que tienen mucha relación con las obras de Shakespeare, pero no solo se trata de paralelismo en cuanto a carreras del actor y el personaje real interpretado, sino que también se nota un marcado esfuerzo por parte del mismo por darle realismo en cuanto a los registros de voz y los gestos, y es esto quizás lo que le ha conseguido los méritos para estar en la pugna. El problema es que el guion principalmente ahonda en la vida de Marilyn Monroe, y deja un poco de lado al personaje que con haberlo explotado un poco más le hubiera supuesto a Branagh tener más posibilidades en la categoría.

Si alguien se merece el premio por trayectoria es Max Von Sydow, aunque solo tenga dos nominaciones en su haber, su trayectoria en el cine ha sido más que dilatada y merecedora de un reconocimiento. A sus ochenta y dos años acumula nada menos que 145 películas, 13 de ellas con el director Ingmar Bergman que le catapultaron al escenario internacional, firma en Tan fuerte, tan cerca una interpretación que deja su huella en esta categoría. Con el mínimo dialogo posible es capaz de transmitirnos fuertes sensaciones que solo grandes actores son capaces de hacer llegar al público. Por todo esto debería de ser uno de los favoritos en esta categoría, pero sin embargo cuenta con un competidor muy difícil de batir.

Christopher Plummer es el que parte como favorito más que indiscutible en esta ocasión. Esto se debe a que llega a estos premios con una estantería repleta tras las últimas ceremonias donde ha conseguido nada menos que el Globo de Oro y el BAFTA por esta interpretación, entre otros premios, lo que casi le asegura el Oscar. En esta ocasión además a Plummer le ha caído como del cielo uno de los mejores papeles que ha tenido a interpretar en años. Emotivo, profundo y verdadero se muestra este actor, que encarna a un recien viudo que acaba de salir del armario. Todo un reto superado con creces por Plummer que si no media sorpresa subirá al escenario a recoger este merecido premio a un secundario de lujo de Hollywood.

Enlace | Lista de nominados a los Oscars 2012 | Especial Camino al Oscar 2012
Más información | Los Oscars 2012 en Cinetelia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *