24 abril 2012 Ciencia-Ficción, Noticias

Charlie Kaufman es conocido por muchas cosas brillantes, pero no precisamente por ser el niño bonito al que acuden las productoras para escribir su última gran super-producción. Por eso, aunque siempre sea motivo de celebración que el guionista tenga un proyecto a la vista, es bastante llamativo que Lionsgate requiera sus servicios para tomar las riendas de una trilogía distópica juvenil dispuesta a repetir el triunfo de Los Juegos del Hambre.

Así se presenta la franquicia Chaos Walking de Patrick Ness, cuyos derechos posee esta emergente productora que, con solo cinco estrenos, se ha convertido en el segundo gran estudio de Hollywood (por debajo de Universal) en lo que llevamos de este año.

Publicadas entre 2008 y 2010, las novelas se sitúan en un planeta futurista colonizado por terráqueos, donde las mujeres han muerto y cuyos habitantes se comunican por una proyección de imágenes, palabras y sonidos llamado Ruido, que, sin filtros, podría convertirse en el terror de la humanidad, al liberar los pensamientos a favor de un corrupto autócrata. En el epicentro se coloca el chico de 13 años Todd Hewitt, llamado a evitar la destrucción de su mundo.

Motivadas por el miedo a la desenfrenada ira de los lectores fanáticos, la fidelidad habitúa a ser el patrón a seguir de este tipo de sagas, dispuestas a hacer dinero a espuertas, empujadas por la moda, y sin necesidad de pasar a la historia. Cinematográficamente hablando, solo se logra que la adaptación sea una mera comparsa de la original, cuando debería ser una obra paralela, igual de respetable y que desarrollara sus propios argumentos. Pero si Kaufman ha sido requerido para el encargo, no tenemos que, por suerte, éste no será el caso de esta adaptación. Para trasladar al cine Confesiones de una mente peligrosa y Adaptation (El Ladrón de Orquídeas) tomó las novelas como una simple hoja de ruta, expandiendo su universo de una manera original e imaginativa con toda la personalidad de este guionista único. En la primera, además, no quedó demasiado satisfecho con las decisiones hechas por el director George Clooney. Por lo que sigue sorprendiendo que una super-producción vuelva a llamar a su puerta. Pelillos a la mar.

A nivel personal, además, Kaufman se encuentra más activo que nunca. Habiendo firmado su primera oferta para escribir un libro, la apetecible Frank or Francis -su segundo filme como director, con Nicolas Cage, Kevin Kline, Steve Carell, Jack Black, Catherine Keener, Paul Reubens y Elizabeth Banks– está más cerca que nunca (aunque en España no ha llegado a estrenarse la complicada Synecdoche, New York). En la recámara queda, sin embargo, su esperada reunión con Spike Jonze.

Vía | Deadline Hollywood

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *