17 junio 2009 Críticas, Opinión, Thriller

Cleaner, Samuel L. Jackson

Un thriller policíaco, sobre todo el basado en la corrupción, es un tanto la repetición de lo que hemos visto tantas veces. No hay nada nuevo en el horizonte, aunque en esta ocasión las señales fueran un poco confusas, decidí darle su oportunidad. Como siempre empujado más por el reparto que por el argumento. Con Samuel L. Jackson, Ed Harris, Eva Mendes y Luis Guzman es difícil resistir la tentación.

La sinopsis nos presenta esta película de suspense desde la perspectiva de un limpiador de escenas de crímenes. Ahí es donde reclamó toda mi atención, quien no se ha preguntando tras ver tantos crímenes en la pantalla grande, qué persona se encarga del trabajo sucio. Aquí entra en escena nuestro queridísimo Samuel, actor de actores y narrador de narradores, a quien es raro no ver un mínimo de cinco veces al año en la cartelera de los cines.

Sumirse por enésima vez en el mundo de la corrupción policial no es una formula que triunfe fácilmente. El argumento es más que predecible desde el primer momento, dejando demasiadas pistas y siendo muy sencillo saber de principio a fin que ocurrirá en cada escena.

Cleaner, Samuel L. Jackson, Luis Guzman

El planteamiento pasa en pocos minutos de ser original a manido, zozobra en todo momento y llega a un final descafeinado, donde por lo menos servidor esperaba un absurdo cliffhanger para salvar los muebles. Cuando juegas tantas veces la misma partido de Cluedo, es difícil no resolver el enigma, y en un thriller es primordial que exista algo que te haga estrujarte un poco la cabeza.

Pero si hay alguien que aun consiga aplacar un poco la desidia de la trama es Samuel L. Jackson. Un actor que por mucho que se repita siempre tendrá un sitio entre los imprescindible, en este caso es el que lleva el peso de toda la película y de forma notable, como solo él sabe hacerlo tantas veces cada año. No es, ni nunca será un fuera de serie, pero sabe de sobra cual es su papel y como hacer el trabajo necesario para que, una película como esta, tenga un pequeño atisbo de suspense.

La gran decepción la encarna un Ed Harris que si algún día tuvo un poco de credibilidad, hoy poco queda de ella. Es un actor maltratado por sus películas, pero que tampoco saca el más mínimo partido de una interpretación a la que le falta garra y sobre todo ganas. Eva Mendes por su parte no decepciona, nunca esperé ni esperaré nada de esta cara bonita, solo sirve como reclamo femenino en el cartel al que no aporta lo más mínimo. El resto más de lo mismo, un reparto muy mediocre rodeando a Samuel donde ninguno consigue sacar de la desidia al espectador.

Cleaner, Samuel L. Jackson, Ed Harris, Eva Mendes

La dirección es el aspecto más destacado, parece que Renny Harlin aun siendo un director cuyos trabajos rozan la serie B, completa aquí una gran labor. Presenta un producto al que salva de la insuficiencia del guión y suple con un poco de ritmo la falta de originalidad. De todas formas al conjunto no hay quien lo salve de ser mediocre, por mucho que lo intente acicalar el señor Jackson..

En fin, que nos encontramos ante una película tan superficial que no es capaz de atraer a los amantes del suspense y tan escasa en la definición de las motivaciones de los propios personajes, que puede resultar un tanto confusa para el aficionado en general.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *