6 marzo 2012 Opinión, Premios

No es extraño que, después de 84 ediciones de carrera hacia los Oscars, tengamos definido casi como género “la película de Oscar”. Año tras año, las productoras y distribuidoras tienen muy claro qué película lanzar en busca de la preciada estatuilla, y, pese a que haya compañías más despiertas que otras en cuanto a hacer campaña (véase el caso del magnate Harvey Weinstein), todas parten desde la salida con sus caballos ganadores. Al final, siempre nos topamos con algunas sorpresas, pero en Hollywood saben qué proyectos colocar a finales de año, la época donde los académicos hacen sus elecciones. Unos meses en los que lo oscarizable se multiplica, después de un largo año de sequía. Ganar el Oscar es una campaña de promoción sin par. Casi tan costosa como estrenar. Por ello, no es extraño que las quinielas cada vez lleguen más temprano, en una tiempo donde somos bombardeados por información y estamos más preocupados por el próximo proyecto que por el que actualmente ocupa la pantalla.

Así, solo una semana después de la ceremonia dedicada a los films de 2011, ya comenzamos a atisbar las primeras candidatas con olor a oro Oscar. En este 2012, Tarantino, los Coen, Bigelow, Stone, Peter Jackson, Nolan, Hooper y Paul Thomas Anderson volverán a una carrera en la que se dejan ver de manera consecutiva los veteranos Spielberg, Woody Allen y Malick. Aunque ellos no son, ni mucho menos, los únicos que pulularán las salas en 2012.

Sabemos que no siempre la primera favorita es la definitiva (de hecho, normalmente, acaba muerta por las expectativas), pero si hay una película oscarizable este año ésa es Lincoln. Spielberg no abandona su hiperactividad y, tras el estreno de dos filmes, toma las riendas de una de sus grandes pasiones postergadas. El dos veces ganador Daniel Day-Lewis se viste del mítico presidente estadounidense, al lado de otra doblemente coronada, Sally Field. Como decimos, ser la primera gran esperanza correrá en su contra, pero la plaza de mejor actor, al menos, la tiene casi cerrada desde hace años (incluso cuando estaba ocupada por Neeson).

Django Unchained y The Master tampoco se quedan atrás en esperanzas, aunque todo dependerá de cómo de valientes sea la academia este año. La últimas obras de estos dos grandes maestros modernos capturaron también a la temporada de premio, y ambas producciones parecen hechas para brillar. Tarantino por fin se enfrenta a un western con todas las de la ley, y Thomas Anderson explora el tema de los cultos y las religiones reuniéndose con uno de los actores que más alegrías le ha producido, Phillip Seymour Hoffman. Ambos cuentan además con intérpretes que siempre son carne de Oscar. Christoph Waltz, Jamie Foxx y Leonardo DiCaprio por un lado; y Joaquin Phoenix y Amy Adams por el otro.

Pero si hablamos de género, debemos hablar de Nolan. Por el cineasta doblaron el número de nominadas a mejor película, y le deben todo lo que tienen. Un año después de que injustamente obviaran a El Caballero Oscuro, la Academia multiplicó la categoría para dar la oportunidad a directores más comerciales que hasta ahora no tenían posibilidades. Por eso, ahora más que nunca, El caballero oscuro: La leyenda renace tiene oportunidades de entrar en la competición. El canto de cisne de su Batman podría ser una mezcla ganadora, pero no confiamos tanto en que Tom Hardy repita el éxito de su antecesor en el puesto más villanesco.

La tercera entrega de el hombre murciélago podría seguir la estela de El Retorno del Rey, que arrasó en su tricuela. Casi una década más tarde, Peter Jackson regresa a la Tierra Media para narrar la postergada precuela de El Hobbit. La audiencia la tienen ganada pero, ¿Podrá la historia de Bilbo volver a engatusar a la Academia? Las apuestas serán más complicadas esta vez.

Regresando a antiguos ganadores, Tom Hooper apostará en esta ocasión por otro caballo ganador. Sin dejar del todo la ambientación histórica por la que se ha hecho famoso, el responsable de El Discurso del Rey se sumerge de lleno en el musical con Los Miserables, que rueda estos días en Londres con un reparto de lujo y canciones en directo. El director ha demostrado que puede engrandecer cualquier obra que se precie, y que su estilo es del gusto de la Academia, por lo que una de las obras más legendarias de la escena de Broadway y el West End parece claramente en la carrera. Después de Lobeznos, Broadway y otras super-producciones no muy prestigiosas, Hugh Jackman, haciendo lo que mejor sabe hacer, podía ser el candidato perfecto para los Oscars que en su día presentó con maestría.

Otra reciente ganadora es Kathyn Bigelow, cuyo Zero Dark Thirty (antes conocido como Kill Bin Laden) seguro que creará bastantes titulares. Incluso ha logrado un reparto bastante destacado con Jessica Chastain como amuleto. Las similitudes con En Tierra Hostil son obvias, pero no estamos convencidos de que la Academia quiera rememorar y repetir antiguos éxitos.

No podemos olvidarnos tampoco del Argo de Ben Affleck. Con cada trabajo que pasa, su faceta como director consigue un poco más de prestigio y, si el furor por la Academia de premiar a su pasado continúa, ésta podría ser la combinación bastante destacada. Política, guerra y historia cinematográfica mezclado con un reparto de characters actors.

En la cola quedan también Hyde Park on Hudson, con un Bill Murray que podría volver a tocar la campana con un drama biográfico muy interesante. The Surrogate, una de las sensaciones de Sundance que coloca al secundario habitual John Hawkes como favorito en la categoría interpretativa. Gravity de Alfonso Cuarón se presenta como una de las producciones más arriesgadas del año, con Sandra Bullock y George Clooney en una contenida historia de ciencia-ficción. Oliver Stone regresa al drama más puro con Savages y un excelente reparto lleno de jóvenes y latinos. Joe Wright y Keira Knightley reunidos son otra de las mezclas ganadoras, y más cuando se atreven a dar una versión muy particular del clásico Anna Karenina. Life of Pi, por su parte, devuelve a Ang Lee a sus orígenes más personales. Y no nos olvidemos del melancólico Derek Cianfrance (Blue Valentine) que se une a Ryan Gosling en The Place Beyond the Pines. Gosling, además, capitaneará The Gangster Squad, por lo que ser obviado este año sería un verdadero varapalo para la gran promesa de Hollywood que -como ocurre con DiCaprio- es olvidado por los prejuicios hacia su cara bonita.

Asimismo, los hermanos Coen se atreven con la musicalidad biográfica de Inside Llewyn Davis, que coloca a Carey Mulligan como una de las actrices a seguir del año (pese a haber sido también olvidada en 2011). La joven británica protagonizará además El Gran Gatsby (junto al omnipresente DiCaprio), reto del bellicista Baz Luhrmann por adaptar el gran clásico de la literatura estadounidense de F. Scott Fitzgerald. El director australiano es siempre polarizador, y en sus manos tiene una pequeña joya que encumbrar o destrozar.

Incluso el Brave de Pixar su primera fantasía medieval de princesas– podría interesar a la Academia si el público y la crítica la abrazan. Los veteranos Woody Allen o Terrence Malick han demostrado este año además que siempre están dispuestos a volver a la primera plana. De nuevo, poco sabemos de sus próximos trabajos -y mucho sobre lo irregulares que han sido en la última década-, aunque solo por llevar sus nombres, los proyectos tienen mucho ganado. Por la parte que nos toca, Nero Fiddled reúne al neoyorquino con la ganadora Penélope Cruz, mientras que el drama romántico tendrá entre sus protagonistas a Javier Bardem. Ambos se presentan con posibilidades.

La cosa podría quedar así (aunque ya sabemos que las candidatas podrían ser desde 5 hasta 10):

Django Unchained
Lincoln
The Master
Les Miserables
Argo
Anna Karenina
El Gran Gatsby
Zero Dark Thirty
The Dark Knight Rises
Hyde Park on Hudson

Otras Posibilidades

Cinta sin título de Terrence Malick
The Surrogate
El Hobbit: Un viaje inesperado
Savages
Inside Llewyn Davis
Great Expectations
Nero Fiddled
Brave
Life of Pi
Gravity
The Gangster Squad
The Place Beyond the Pines
Wettest County

Con estas candidatas sobre la mesa, no podemos descartar que, con la llegada de Cannes, llegue una fuerte candidata que se nos había pasado a todos hasta el momento. Incluso con una película en blanco y negro, francesa y muda, la época de festivales puede ser de suma importancia, pues Weinstein se mantiene atento, y a la caza de su candidata. En el lado opuesto, estamos seguros de que muchas de estas grandes favoritas acaban decepcionando a la audiencia y crítica por igual. No obstante, el año se presenta de lo más jugoso. Todavía tenemos nueve meses para decepcionarnos.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 marzo 2012
  2. Tráiler de Argo, Ben Affleck rueda en Irán una falsa película 8 mayo 2012
  3. Tráiler de Hyde Park on Hudson, Bill Murray se luce como Roosevelt 19 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *