Desde Noruega, con zombis

Desde Noruega, con zombis

Escrito por: Carlos    21 junio 2009     Comentario     1 minuto

El cine de terror ha intentado últimamente convertirse en una especie de supergénero. A mi modo verlo, desde que El Sexto Sentido consiguió que no pudiéramos estar tranquilos cada vez que exhalábamos vaho a través de una intrincada y perfectamente elaborada trama, muchos de los creadores de miedo han tratado de subirse al carro del […]

El cine de terror ha intentado últimamente convertirse en una especie de supergénero. A mi modo verlo, desde que El Sexto Sentido consiguió que no pudiéramos estar tranquilos cada vez que exhalábamos vaho a través de una intrincada y perfectamente elaborada trama, muchos de los creadores de miedo han tratado de subirse al carro del terror con clase. Está claro que experimentar es bueno, pero puede que se hayan pasado de vueltas. Una gran película de terror tiene que producir miedo, ponernos el pelo de punta. Para eso no necesitamos grandes interpretaciones ni laberínticas tramas, sino originalidad y saber hacer.

Para los amantes de este terror clásico y honesto llega a nuestras pantallas Dead Snow. La idea resulta tan típica que parece absurdo que su último precedente date de 1981. Zombis nazis rodeados de nieve. Eso es todo lo que necesitamos saber para entender que el filme no se sobreestima en ningún momento, va directo al grano y nos hiela la sangre en más de una ocasión.

Shock Waves y Zombi Lake son algunos de los pocos proyectos que se han atrevido con la idea. En esta ocasión la cinta está dirigida por un joven director, Tommy Wirkola, que se ha labrado un nombre en el mundo del gore y pretende dar el salto a las grandes audiencias, pero sin dejar de lado las vísceras.

El proyecto es como poco interesante. Sus 90 minutos justos prometen un guión apretado y sin grandes pretensiones: miedo, algo de repulsión y como no, zombis nazis.

Vía | MTV Movies Blog


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.