15 septiembre 2008 Acción, Críticas, Opinión, Western

El tren de las 3:10 (3:10 to Yuma) con Russell Crowe y Christian Bale

Un año justo separa el primer estreno de esta película y la llegada de la misma a España, un hecho ya un poco increíble sobre todo para una cinta de tanta calidad. Nominada a dos Oscar me hubiera gustado compararla más de cerca con Pozos de Ambición que sí se estrenó por entonces.

Fechas aparte, al terminar de verla me convencí de algo que pensaba que no podía ocurrir, que aun se puede hacer un buen western. Esta devuelve esplendor al genero y lo aparta de la violencia sin sentido, que es en lo que se había convertido últimamente. Todo el glamour y espectáculo propio de los grandes clásicos, incluso diría que supera a su antecesora 50 años después.


El tren de las 3:10 (3:10 to Yuma) con Russell Crowe y Christian Bale

Un duelo interpretativo épico entre Russell Crowe y Christian Bale que llevan al máximo exponente estos dos genios, digo genios porque sobre todo sorprende Crowe con un papel sobervio, hecho a su medida donde brilla aún más incluso que en Gladiator. A Bale su personaje le encasilla demasiado por su forma de ser, pero no deja de ser una actuación sublime más, de todas las que les he visto al nuevo Batman. Recomiendo verla solo por saborear el popurrí de grandes momentos que ofrecen estos artistas.

Del argumento poco se puede decir pués homenajea perfectamente a su original de hace cinco décadas, pero insisto en el valor del reaparto, con situaciones tensas, persecuciones auténticas y sobre todo maginíficas conversaciones. Hago especial incapié en esos diálogos tan trabajados que son una joya digna de ver con detenimiento. Una ambientación que se hecha de menos en las películas de acción actuales, todo un gusto para la vista los planos y las escenas del oeste americano.

Podría estar alagando está película horas, se la recomiendo a todo aquel amante del clásico western y a todo seguidor del buen cine, estamos ante un clásico con la cara remozada para bien y eso es raro en los tiempos que corre la industria.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *