10 noviembre 2008 Festivales, Noticias, Opinión

il divo Paolo Sorrentino

El domingo a pesar de no formar parte de la sección oficial del festival, la película Il Divo: La straordinaria vita di Giulio Andreotti arrasó. La cinta del director y guionista italiano Paolo Sorrentino cuenta con cinco nominaciones a los premios de la Academia Europea y tiene en su haber el Premio del Jurado de Cannes. Genial y sublime biopic del Primer Ministro Italiano, Giulio Andreotti, que fue elegido al parlamento siete veces desde que ganó en 1946.

Fue la más esperada de la jornada, la única que le puede hacer sobra a Gomorra en los premios europeos y que de estar en la sección oficial del festival de Sevilla le pondría las cosas muy complicadas al jurado. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto en un cine, una cinta que podía de calificarse hasta de comedia, con un fino sarcasmo que provocaba durante la proyección la risa de todos los presentes al pase de prensa. Ya con tiempo la comentaré en su correspondiente crítica.


The Hollow Marina Razbezhkina

La película italiana ensombreció para mi gusto los otros dos pases de prensa de la jornada del domingo, pero no hay que desmerecerlas. Muy temprano comenzó el primer pase, un punto negativo para la organización del festival al programar el pase de The Hollow a las 9:00 de la mañana del domingo.

Una estremecedora historia basada en la novela El Hueco de Sergei Essein. Dirigida por la especialista en documentales rusa Marina Razbezhkina, que comentó en la rueda de prensa la mala situación del cine ruso por la falta de financiación.

La banda sonora deslumbró sobre el resto de la película, que con un bello paisaje rural ruso mostró a un campesino sensible que intenta escapar de su dura realidad. Un drama ambientado en la Rusia de principios del siglo XX, no terminó de convencerme ni atraerme demasiado, pero que es digna merecedora de estar entre las grandes del cine europeo y que muestra el auge de las mujeres que cada vez despuntan más en el rol de dirección.

Delta

Ya a una hora más amena pude ver la húngara Delta de Kornél Mundruczó, que la pasea por Europa con el Premio de la Crítica de Cannes debajo del brazo. Guión muy simple, que sumerge al espectador en una transmisión constante a base de sentimientos y casi obviando los diálogos. Película directa y que supone un genial trabajo visual del director húngaro, joven cineasta muy a tener en cuenta.

Nos embarca en una historia que transcurre en el delta del Danubio donde dos hermanos acaban amándose en un paraje aislado. Pero todo entra en contraste con la opinión de los pocos vecinos que no ven la relación con buenos ojos. Excelente interpretación de los protagonistas que al estar solos frente a la pantalla te hacen saborear aun más su calidad interpretativa.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *