16 octubre 2008 Directores, Opinión

francis-ford-coppola-directing-youth-without-youth-primera.jpg

Es una incógnita cual hubiera sido el devenir artístico del mayor genio vivo del cine, si no se habría cruzado en su camino la desafortunada idea de rodar “Corazonada” en 1982.

La apisonadora del pasado es proverbial en Hollywood, y sino que se lo pregunten a Michael Cimino o al incombustible Terry Gillian.

Francis Ford Coppola es un megalómano reconocido; solo de una locura febril podía haber nacido “Apocalyse Now”, pero no supo aparcar su ego, dejándose aconsejar en un proyecto musical, totalmente anacrónico, que debió de costar dos millones y superó los ruinosos 25 millones fatales.

Pero en este estado de cosas y casi 30 años después, la industria cinematográfica no disimula su resentimiento hacia un hombre, que en su tiempo de gloria, le dio la espalda con prepotencia.

Hace 10 años Coppola estrenó su ultima película: “Legitima defensa”, emotivo film con un jovencísimo Matt Damon; por eso los amantes del buen cine hemos esperado pacientemente su nueva incursión en el largometraje.

youthwithoutyouth-escena-tercera.jpg
Es realmente desalentador buscar información sobre el presente de Francis Ford Coppola; de entrada tiene pendiente de estreno en España “Youth Without Youth” debido a la tan cacareada crisis en la industria nacional; en un marco en el que las multinacionales controlan las salas de exhibición.

En esta película afronta una de sus principales obsesiones; la perdida del potencial de la juventud, desaprovechada por una sociedad carente de valores.

Tareas inconclusas, segundas oportunidades; son constantes en la cosmogonía creadora de este director.

youth-without-youth-juventud-sin-juventud.jpg
El argumento gira en torno a un anciano lingüista, que al ver cercana su muerte, sufre por la amargura de no haber concluido su obra; todo esto cambia al ser alcanzado por un rayo que enigmáticamente le devuelve 30 años de vida. (Véase “Peggy Sue se casó“)

La película es una adaptación de la novela, del mismo titulo, del sincretista Rumano, que abogaba por el conocimiento absoluto e intuitivo en base al estudio de las religiones, Mircea Eliade.

No es de extrañar que estas profundas reflexiones, en principio contraindicadas con el cine, hayan dado lugar a una inmensa decepción en la mayor parte de los críticos que acudieron a su estreno en el Festival de Roma.

En la sinopsis se nos habla de una reflexión sobre las realizaciones de la vida; el amor y la huella que pretendemos dejar en el mundo; pero se le ha acusado de exponer este prometedor planteamiento de modo soporífero y deprimente.

Aun así quiero aportar que el trailer es sumamente interesante y misteriosamente sugerente; todo ello plasmado en imágenes brillantes llenas de pasión y de vida.

francis-ford-coppola-maribel-verdu-carmen-maura-cuarta.jpg
La siguiente aportación de Coppola a las pantallas es “Tetro”; un drama intimista, con tintes semibiográficos, sobre un actor italiano que viaja a argentina en busca de su hermano pequeño, para así reconciliarse con su pasado y suturar viejas heridas familiares.

Antes del rodaje ya comenzaron a acumularse los problemas; Matt Dillon se desvinculó del proyecto; ocurrió lo mismo con Javier Bardem y para terminar de empeorar las cosas el director tubo que sufrir el robo de su portátil, con el guión original en el disco duro, aparte de las localizaciones del film.

Por si este cúmulo de desgraciadas circunstancias no bastara; nada más recomenzar el rodaje, tras la reescritura del guión, tubo que volver a detenerse debido a que los sindicatos protestaron por las leoninas condiciones de trabajo que sufrían los técnicos argentinos del proyecto.

maribel-verdu.bmp
Uno de los atractivos de la película será probablemente la presencia de Maribel Verdú, verdadero icono referencial del imaginario pasional de mi generación.

Su genial autor define a Tetro como una figura poética que malvive en los ambientes bohemios del Buenos aires más canalla;

coppola-dirigien-brando-ultima.jpg
Francis Ford Coppola podría ser la encarnación de su personaje; es un genio que, cansado de ver como los grandes estudios rechazan producir su mastodóntico proyecto “Megalópolis”, se refugia en pequeñas producciones, que el mismo puede costear, esperando una segunda oportunidad que probablemente no llegue jamás.

Megalópolis” parte de un acontecimiento trágico, la destrucción de New York, para ofrecernos una optimista perspectiva sobre el futuro del ser humano.

Coppola pretende reflejar, en un “tempo” más o menos similar a la vida de un hombre, su fe en el talento y la capacidad de innovación y adaptación del ser humano.

Básicamente la obra de Francis Ford Coppola es como la utopia que intenta reproducir en “Megalópolis”: un lugar que no puede existir, pero al que se debe aspirar.

(Fuentes extraídas de diversas Wikipedias; el País digital y de IMDB)

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *