28 enero 2011 Opinión, Terror

miedo

Desde siempre he tenido predilección por las películas de terror, desde la infancia intentaba quedarme en un rinconcito del salón mientras mis padres veían una película de esas que ponen los pelos de punta y aún así seguía mirando la televisión de reojo. Muchas veces me mandaban a la cama, pero yo seguía con la insistencia y volvía a intentar quedarme con ellos a ver esas películas.

Ya cuando fueron pasando los años, fui una compañía más en el sofá a la hora de ver una del género del terror.

En la actualidad, todavía hay quién me pregunta el porque me gustan tanto, pero ni siquiera sé como explicarlo y les suelo contar la anécdota que me contaba mi madre de que el día que yo nací, se encontraba viendo en el cine La semilla del diablo.

La verdad es que cuando las veo lo paso mal, pero a la vez me gusta tener esa sensación. Tampoco soy de los que se tapan los ojos y al final se han perdido media película. Yo soy consciente de lo que voy a ver y vivo la película de principio a fin, aunque me dé todos los sustos, porque en realidad para eso están, para asustarte y hacértelo pasar un poquito mal.

viernes13

Una de las películas que me dejó huella y sobre todo mucho miedo en el cuerpo fue una de zombies, era la novedad de esos no muertos que andaban por ahí comiéndose a todo el que se encontraba. Y a partir de aquella, ya fueron muchas que han pasado por mi vida y que seguirán pasando…porque me encantan. Hasta el día de hoy he visto muchísimas y no sabría decir una preferida así que hago un recorrido rápido y me quedo con todas las de estilo asesinato en serie tipo Helloween, Viernes 13 o Destino final, como ya las de tipo “miedo psicológico” como El sexto sentido, The ring o Ghotika.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *