22 julio 2008 Acción, Críticas

hancock critica

Nunca fue Will Smith actor de mi devoción, encasillado en Independence Day, jamás olvidaré el dolor de ojos que me supuso Wild Wild West y la satisfacción de su papel en En busca de la felicidad, perfecto para El príncipe de Bell Air y un actor de oro, todo cartel de la taquilla que muestra su cara tiene asegurada la recaudación. Ahora viene con otra más de superhéroes, con matices, pero otra más al fin y al cabo.

Dirigida con habilidad, el enfoque del protagonista es más que gracioso, mostrando un superhéroe despreocupado, alcohólico y vándalo. No se en que momento, pero se estrella en un punto del desarrollo para convertirse en algo trágico y en ese aspecto fracasa estrepitosamente.

Cabe destacar que consigue un liviano entretenimiento con una propuesta descarada de chiste fácil, pero se queda estancada durante toda la trama en una búsqueda de equilibrio entre cómico y profundo. De este modo acaba sin definirse por completo, en parte porque Smith intenta desmarcarse del papel de payaso, una lastima que desperdicie una idea tan original dentro de un genero tan trillado.

Buen trabajo el de Peter Berg. Todo el mundo sabe que estamos ante un clásico blockbuster veraniego, donde el presupuesto se va en efectos especiales y en contratar a Will Smith, una lastima la actuación tan oscura de Charlize Theron. En algunos momentos algo lento el desarrollo, sobran exageradamente los últimos 30 minutos, una lástima.

En definitiva, cumple las expectativas y entretiene, que es su cometido. Todos tranquilos, que pronto llega Batman.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *