25 noviembre 2007 Cortometraje, Críticas, Festivales

1289411412_31bc97ed2f_o.jpg

En la ceremonia inaugural del Festival de Cine de Gijón, tuve la oportunidad de ver en pantalla grande el comentadísimo cortometraje Hotel Chevalier, de Wes Anderson.

El corto es ya una pieza de culto en Internet, potenciado hasta la estratosfera por mostrar a la actriz Natalie Portman desnuda. Y, a decir verdad, es eso lo único que importa en el corto, para bien o para mal.

El director de Life Aquatic la ideó como un prólogo de su nueva película The Darjeeling Limited (que se proyectaría posteriormente) y doy fe que cumple con creces esa labor. Con la excusa de echar un ojo a la Portman (que nadie piense en un frontal, ni mucho menos), quien más y quien menos ha oído hablar del corto y eso es publicidad para la película.

Ciñéndomos exclusivamente al mismo, la verdad es que es poco más que un ejercicio de estilo estético impecable y un retrato previo del personaje interpretado por Jason Schwartzman muy necesario para encuadrarlo en el largometraje posterior.

Cuando se estrene comercialmente, deberían proyectarse juntos, aunque con el maltrato que se le da al cortometraje, nunca se sabe.

Afortunadamente, nos queda Internet.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *