15 mayo 2011 Críticas, Drama, Thriller

the-lincoln-lawyer.png

Acaba de aterrizar en nuestras pantallas The Lincoln Lawyer, adaptación de la novela del mismo nombre escrita por Michael Connelly, en la que Matthew McConaughey (Cómo perder a un chico en diez días, Apostando al límite), al que acompaña un reparto de lo más interesante, da vida a Mickey Haller, un abogado de cuestionables métodos que se gana la vida defendiendo a clientes de dudosa reputación, a los que atiende en el asiento trasero de su Lincoln (de ahí el título). Pero la suerte le sonríe cuando le contrata un joven adinerado de Beverly Hills, acusado de intento de asesinato y agresión sexual por una prostituta. Como es de esperar, lo que en un primer momento parecía un caso sencillo, se complica hasta extremos insospechados, poniendo en peligro la vida del protagonista.

Acompañando a McConaughey están Marisa Tomei (Antes que el diablo sepa que has muerto, Cyrus), Ryan Phillippe (Franklyn, El despertar), William H. Macy, Josh Lucas, John Leguizamo, Margarita Levieva, Frances Fisher, Bryan Cranston y Michael Peña, secundarios de lujo que realizan, como el protagonista, interpretaciones de lo más solventes, en las que reside una de las mayores bazas del filme.

2011_the_lincoln_lawyer_001.jpg

Por desgracia, los comentarios positivos acerca de El inocente no van mucho más allá, y las expectativas de ver algo más que un convencional thriller judicial pronto se disipan. El filme, aunque con buenas intenciones, acaba reducido a los clichés y tópicos habituales del género, sin ser capaz de mantener la intriga y el suspense, con giros poco elaborados, que, aunque no son tramposos, sí resultan demasiado fáciles y vistos para el espectador habitual de este tipo de películas. Una acumulación de lugares comunes que, aunque logra entretener durante la mayor parte del metraje, se olvida tan pronto como aparecen los títulos de crédito.

La cinta cuenta además con una subtrama sentimental, la relación de Connelly con su exmujer (interpretada por la estupenda Marisa Tomei), que, por una vez, y como suele suceder en la mayoría de los casos, no es una sucesión de discusiones, sino que permite darnos un respiro de la trama principal.

the_lincoln_lawyer10_650.jpg

Dirigida por Brad Furman (que cuenta a sus espaldas con un único filme, The Take), y con un guión elaborado por John Romano, no se le puede negar a este drama judicial un buena realización y correcta factura, pero esto no es suficiente para hacerle destacar entre los demás filmes del género.

Nos quedamos con las ganas de que se hubiese ahondado más en la doble moral y ambigüedad del protagonista, de lo que, probablemente, habría resultado algo más interesante que el conjunto de maniobras mil veces vistas que nos ofrece The Lincoln Lawyer.

the-lincoln-lawyer-movie-photo-11.jpg

En conclusión, tenemos unas buenas actuaciones (a destacar McConaughey, y Phillippe dándole la réplica) enmarcadas en un thriller corriente, con cierto aíre a telefilme, que puede resultar entretenido para una tarde de cine y palomitas, pero poco más.

Quizás el mayor problema de El inocente resida en las inevitables comparaciones que surgen con la gran cantidad de series de temática similar, y destacable calidad, que se emiten en la actualidad, comparaciones en las que, por desgracia, sale perdiendo.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *