25 noviembre 2009 Biográfico, Comedia, Críticas

juliejulia1

A veces una película tierna es lo mejor para tu estado de ánimo y Nora Ephron lo sabe. Esta experta en hacer pastelazos dirigidos principalmente a las mujeres ha sido siempre una experta en las comedias románticas, en las antipodas de su cine guionizó Cuando Sally Encontró a Sally para posteriormente dirigir desde Tienes un Em@il hasta Algo para Recordar para acabar con la aburridísima y tonta Embrujada. Esta vez, con Julie y Julia ha decidido expandir sus horizontes y desligarse del romanticismo para sólo quedarse con el tono pasteloso (que no podía venir mejor en este argumento) y una ternura dividida en dos historias biográficas separadas en el tiempo.

Esta arriesgada estructura tiene bastantes fallos, siendo el principal que posiblemente una de las historias siempre sea más interesante que la otra, y justamente esto es lo que ocurre aquí con una Meryl Streep que no solo tiene un personaje al que se le puede sacar mucho más jugo sino que también se come la pantalla en cada instante que aparece. Por un lado tenemos a esta Julia Child, una de las cocineras norteamericanas más mediáticas e importantes hasta la fecha, que intentaría llevar a las casas estadounidenses la cocina francesa a través de sus muy peculiares modos y su esbelta figura física. Por otro lado, ya en el siglo XXI, nos encontramos con Julia Powell, una compungida escritora que aburrida de su vida decide ponerse una meta, y comienza a escribir un blog donde su reto será cocinar todas las recetas del libro de Child en solo un año.

Por lo que, de primeras, la historia de la cocinera es fundamental para entender ambas partes del relato, un aspecto que hace que la otra a veces parezca sobrante.

Este factor parece agrandarse cuando nos damos cuenta de que la aventura de la escritora estadounidense se convierte en una arquetípica sucesión de tópicas sobre la superación personal, que si bien está salpicada de conceptos interesantes como el de la vida y taras de un bloguer y su reflejo en la vida real(interesante sobre todo para los que habituamos este pequeño universo) no consigue captarnos. Los secundarios no están bien tratados y aparecen como meras comparsas para rellenar un relato que además parece necesitado de la historia de amor marca de la casa (con discusiones y rupturas que vienen y van sin ninguna razón) para intentar contar algo dentro de un argumento vacío que no da para alargar la cinta hasta las en ocasiones sufridas dos horas de metraje.

juliejulia2

Una bellísima Amy Adam a la que adoramos por su papel en La Duda (una de las cintas más injustamente olvidadas del año pasado) no consigue sobresalir esta vez con un papel mucho más corriente y normal dentro de esta parte, compartida por un soso Chris Messina repitiendo su rol de Vicky Cristina Barcelona, que no acaba de cuajar como al contrario si lo hace la parte de la Streep.

Algunos de los errores se repiten en estos fragmentos con el poco aprovechamiento de un eterno secundario Stanley Tucci con un papel con mucha más miga y una relación menos habitual en pantalla, pero todo es salvado por una actriz principal que pone toda la carne en el asador para personificarse en Julia Child, con sus gestos, su altura y su voz sin llegar a la imitación requeridamente exagerada de Dan Aykroyd en Saturday Night Live (ved los vídeos de recetas en Youtube y descubrid el parecido por vosotros mismos). Child conquista gracias a su manera de ver la vida, su positividad y su sentido del humor, y por ser un personaje atípico en una industria audiovisual demasiado vanagloriada por la belleza y la sobreactuación.

juliejulia3

Es curioso ver la impresionante evolución de esta actriz durante los años, pues tras haber sido durante su la mayor parte de su carrera la musa de los dramas y los ojos llorosos, se ha convertido con los años en todo un camaleónico devorador de taquillas de Hollywood. Leones por Corderos, Mamma Mia, El Diablo se Viste de Prada, La Duda o Julie & Julia nos muestra caras completamente opuestas de la misma intérprete, y a su vez, pese a que muchas no fueran ni mucho menos las mejores películas de la historia, roles diferentes a todo lo hecho hasta ahora en su vida ¿no es eso suficiente para amar y honrar a Streep?

Como decíamos al principio, sin embargo, a veces una película tierna y llena de positivismo es lo adecuado para un momento concreto, y aún con sus errores, este film es la muestra perfecta de ello. Siempre que veamos el vaso medio lleno y nos olvidemos de la otra mitad del film, Julia Child podrá conquistarnos y posiblemente abrir nuestro apetito. Las palomitas saben a plástico en un film de cocina.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 noviembre 2009
  2. Camino al Oscar 2010 (III): Mejor Actriz 3 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *