23 marzo 2016 Críticas, Drama, Libros de cine

Michael Caine La juventud

El director de orquesta retirado Fred Ballinger y el cineasta en activo Mick Boyle descansan en un lujoso hotel de los Alpes. El uno huye de sí mismo y de sus fantasmas. El otro da los últimos retoques a su obra definitiva, su testamento artístico. Cerca de los 80 años, ambos deberán encarar sus miedos y anhelos, al olvido y a la muerte.

Esta es la sinopsis de la película La juventud del director italiano Paolo Sorrentino (más información en este enlace), responsable de la exquisita ganadora del Oscar a Mejor película de habla no inglesa La gran belleza. Pero también lo es del libro escrito por el propio Sorrentino y a través del cual creó su nueva película.

La casa Plataforma Editorial ha traducido y publicado la novela del italiano para su colección de ficción. Con algo menos de 200 páginas y encuadernación rústica, puede adquirirse desde el enlace al final de esta reseña o en su librería habitual. Cabe destacar que la estructura narrativa se basa en capítulos muy cortos -en ocasiones de menos de una página-, casi retratando momentos concretos y relevantes en términos emocionales o simbólicos.

Los puntos fuertes de La juventud brillan en su tratamiento de temas complejos como el amor abandonado y luego olvidado, la dignidad humana, la vejez y sus incansables demonios, el éxito y sus canales de perdición y derrota. Y sobre ellos dos cuestiones fundamentales, perennes. El arte y su esquivo, oculto y atroz significado y sentido. Y la muerte. La Muerte quizá, cuando muta de la idea lejana en el tiempo y el espacio en otra cosa; la compañera inseparable que observa desde cada canción y cada cuerpo nuestra piel marchita, nuestros ojos cansados y hundidos, nuestro lento ceder a la biología hasta el terrible final de las cosas.

A través de retazos bien hilados con personajes de profundidad compleja -Jimmy Tree, Lena Ballinger, Brenda Morel o incluso el zafarrancho de guionistas- el italiano nos dibuja éstos y otros conflictos mundanos y vitales. Paolo Sorrentino triunfa como excelente director de cine, sí, pero caeríamos en engaño si dijésemos que su novela La juventud queda exenta de inteligentes diálogos, personajes bien dibujados y escenas carismáticas. Hemos encontrado un libro ameno, fácil de paladear. Recomendado queda. Por nuestra parte, encararemos la película del mismo nombre con sentido crítico, comparativo y con conocimiento de causa.

Web oficial | Plataforma Editorial

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *