17 septiembre 2007 Animación, Opinión

19843.jpg

Siempre solemos estar de aquí para allá con la manida canción del verano, pero como este es un blog de cine, yo he intentado encontrar cuál ha sido la película de este verano de 2007. Y para mí, esta ha sido, sin duda, la estupendísima Locos por el Surf.


Una apuesta arriesgada para salirse de la norma del cine de animación habitual, que partía con la desventaja de de estrenarse simultáneamente con Ratatouille, que ya partía como obra de arte incluso antes de estrenarse, confirmando que la mayoría se deja llevar por la corriente de la suposición hacia la genial, pero sobrevalorada, nueva Disney de los 3D. Muy por encima de blockbusters como Transformers o la decepcionante Los Simpson, Locos por el Surf es una verdadera genialidad que merece la suerte comercial que parece que ha tenido en cartelera, a pesar, insisto, de que lo tenía muy complicado para triunfar.

Tras la original y alabable idea de presentar la trama como un falso documental acerca de Cody Maverick, un pingüino surfista que quire ganar el máximo trofeo mundial de esa especialidad, nos encontramos un prodigio tanto de técnica (atención al tratamiento del entorno, sobre todo del agua o la maravillosa ambientación nocturna y bajo la lluvia del primer encuentro de Cody con El Friki), como de la narrativa (es una película coral, en la que los secundarios brillan tanto como los protagonistas) y con una historia que mezcla en dosis casi perfectas humor, aventura y temas profundos, sin perder un ápice de frescura.

Echaba de menos films así, entre tanto ogro verde casposo y similares…

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *