12 septiembre 2014 Animación

Lifi, una gallina tocada del ala

Llega a nuestras pantallas una tierna película animada apta para todos, pero especialmente indicada para los más pequeños.

Lifi es una gallina ponedora confinada en una granja. Su suerte cambia el día que consigue escapar de sus amos y se refugia en la ciénaga donde descubrirá nuevos amigos y acaba adoptando, por accidente, a un patito huérfano.

Aunque al principio parece que tenemos la típica historia de un personaje indómito en busca de su libertad, pronto veremos que esta no es la idea del guión, que nos lleva a terrenos mucho más complejos (siempre dentro de unos límites).

Dirigida por Seong‐Yun Oh, que ganó el Premio a la Mejor Película de animación infantil en el Festival Internacional de Cine de Sitges de 2011. La película está basada en el Bestseller internacional: The hen who dreamed she could fly, de la escritora coreana Seonmi Hwang, que también participó en la adaptación cinematográfica.

Muy al contrario de lo que parece sugerir el título, Lifi, la protagonista, no está loca en absoluto. Su afán por liberarse de la alienante granja donde está presa le acarrea el desprecio del resto de los animales de la granja, todos con su destino y lugar muy asumido. Todos menos Lifi, que arriesga realmente su vida con tal de escapar.

Lifi, una gallina tocada del ala

Por supuesto, fuera de la granja el sol brilla más, pero existen mayores peligros, como la peligrosa y odiosa comadreja que jugará un papel vital en la película. Llegada a la ciénaga, conocerá un grupo de animales salvajes y se quedará a vivir allí, pero su carácter independiente y extrovertido hace que los demás la desprecien, incapaces de ver la inmensa bondad de su corazón. Bondad que hará que adopte un patito huérfano.

Y si ya era una marginada, ahora que es una gallina, viviendo fuera de la granja, y con un pato salvaje como hijo, hace que su excentricidad sea tomada casi como locura (de ahí el título). Pero el hijo crece, y comienza a notar las inmensas diferencias físicas con su supuesta madre. El carácter rebelde de los adolescentes hará que este pato, Perejil, casi desprecie a su madre y caiga en un gran peligro por su inconsciencia.
Lifi, una gallina tocada del ala

Bella historia con moraleja pero sin moralina, dulce pero no empalagosa y con momentos tiernos y otros duros, que llegarán a emocionar a cualquiera que quiera ver esta película con ojos inocentes.

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 septiembre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *