14 marzo 2012 Acción, Aventura, Noticias, Taquilla

Todavía es marzo, y la primavera está a punto de comenzar, pero en la taquilla estadounidense el verano ya se huele. Después de pasar la temporada de Oscars y las vacas flacas de enero, los grandes estudios comienzan a lanzar los proyectos con los que se juegan el tipo y en los que apuestan todas sus arcas. Este mismo fin de semana, Disney ha protagonizado el primer gran escalabrado de la temporada. John Carter (de marte) estaba muerto antes de nacer, y su fracaso se veía a kilómetros. Unos irrisorios treinta millones de dólares en su semana de estreno ni siquiera son suficientes para colocarla en la primera posición, desde donde le mira el animado Lórax del Dr. Seuss, convertido, con 125 millones, en el film más taquillero del año hasta el momento.

La aventura intergaláctica de Andrew Stanton, que durante años pasó por las manos de múltiples cineastas, ni siquiera consigue el beneplácito de la crítica (RT, 51%; MT, 53%) y demuestra que lo mejor que puede hacer el director es regresar a Pixar, su alma mater donde ha creado obras clásicas del género como Buscando a Nemo y Wall-E.

La culpa se la podemos echar al márketing nada efectivo y sorprendentemente pasivo; al grupo de protagonistas poco interesantes; o a las aburridas tramas que, por lo que dicen los que la han visto, ni siquiera se resuelven, dejando argumentos colgados para una secuela que no llegará. Pero lo que queda claro es que el astronómico presupuesto de 250 millones de dólares nunca se recuperará. Ni siquiera en el acumulado mundial (este fin de semana su taquilla internacional ha sumado 70 millones). Un enorme traspiés a los ojos de cualquiera. Los grandes magnates de Hollywood no se atreverán a rememorar la obra de Edgar Rice Burroughs en el futuro cercano, y, si Battleship tampoco funciona, el futuro en super-producciones de Taylor Kitsch se presenta improbable. Al actor, al menos, siempre le quedará Oliver Stone.

Al otro lado del ring, Los Juegos del Hambre se estrenará en casi todo el mundo el 23 de marzo (en España todavía tardará un mes más). Una semana antes, se presenta como uno de los grandes éxitos del año. La sustituta espiritual de Harry Potter y, sobre todo, de Crepúsculo está logrando movilizar a su masiva audiencia literaria. Las adolescentes están haciendo cola para obtener su entrada anticipada. De hecho, las previas indican que logrará una cifra más alta que la obtenida por Amanecer, que en sus primeros tres días forjó 138 millones. Incluso con cuarenta milloncejos menos, la cinta sería todo un éxito. Al contrario que John Carter, además, solo ha costado 90 millones. Gastar poco es el secreto de la rentabilidad total en la economía actual. Cosa que dominan a la perfección los de Lionsgate.

La nominada al Oscar Jennifer Lawrence (Winter’s Bone, X-men: Primera Clase), Liam Hemsworth (hermano pequeño de Thor y novio de Miley Cyrus) y Josh Hutcherson (que, tras varios fracasos, está viviendo su año dorado) podrían asegurarse con el film de Gary Ross trabajo bien remunerado para la próxima década. La franquicia de Suzanne Collins cuenta con otra pareja de libros, de entre los cuales En llamas cuenta con un guion escrito.

En lo que a los blockbusters se refiere, sin embargo, nada está claro hasta que la película no llega a las salas. Aún así, todo parece indicar que por el momento las cosas quedarán así: Disney 0, Lionsgate 1.

Vía | Boxofficemojo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 marzo 2012
  2. El gato (en el sombrero) del Dr. Seuss resucita gracias al éxito del Lórax 16 marzo 2012
  3. Miley Cyrus y Liam Hemsworth podrían haberse comprometido 25 marzo 2012
  4. Los juegos del hambre devoran la taquilla estadounidense 26 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *