7 marzo 2017 Acción, Ciencia-Ficción, Críticas

logan-review

Lobezno es uno de los personajes más destacados de la franquicia mutante de Marvel. De hecho, durante un par de décadas ha sido el personaje más importante de la editorial en sus cómics. Incluso Spider-Man tenía que vérselas con él canadiense en cuestión de fama y popularidad. Pero al igual que en su versión de papel, en el cine tuvo importantes altibajos que minaron esa popularidad. X-Men Orígenes: Lobezno fue un fiasco que estuvo a punto de cargarse al personaje. Lobezno Inmortal le devolvió a un nivel más cercano al de las películas troncales. Y ahora, Logan lo pone por encima de cualquier otra de las películas.

Lejos de ser una adaptaci√≥n de El Viejo Logan, la historia crepuscular del mutante que apareci√≥ en los c√≥mics de Marvel, nos coloca en un futuro en el que los mutantes han sido casi totalmente erradicados. Misteriosamente, han dejado de nacer mutantes y Charles Xavier ha sido catalogado como “arma de destrucci√≥n masiva”. Se oculta junto a su viejo alumno y amigo Logan y otro mutante que le mantienen sedado para que nadie lo localice y no represente un peligro para nadie.

logan-review-2

Y ese Logan ha visto como sus poderes se van desvaneciendo y la edad comienza a hacer estragos en el antiguo guerrero. Sus poderes de regeneración funcionan a duras penas y sus habilidades se han visto mermadas. Y en esas, aparece alguien de repente que le dará sentido a su vida. Con este punto de partida, tenemos una película que nos muestra el final del ciclo de los X-Men, con un argumento mucho más sólido que las anteriores películas y con un final que consigue emocionarnos.

Cada escena de la pel√≠cula nos lleva hasta un western, algo de lo que James Mangold es muy consciente y que le hace dejar peque√Īas p√≠ldoras durante el metraje. La historia de un viejo solitario, lastrado por su pasado que intenta reconciliarse con la vida gracias a las nuevas generaciones. Ese es el principal argumento de una pel√≠cula que saca el mejor partido a sus actores principales. Tanto Hugh Jackman como Patrick Stewart ofrecen las mejores versiones de sus personajes.

También hay que detenerse en Stephen Merchant, un actor al que costaba imaginar en esta producción, pero que marca uno de los ángulos del cuadrado protagonista que no deja indiferente. En la cuarta esquina se encuentra Dafne Keen, la joven actriz que se pone en la piel de Laura, X-23. Un papel difícil que la joven consigue hacer creíble y con el que construye parte de la trama.

logan-review-3

Por lo demás, es una historia cruda, con escenas impactantes que marcan el devenir de la saga de los X-Men. O al menos, crean un punto de inflexión que puede ser utilizado o no en futuras secuelas (precuelas, técnicamente hablando). Lo que esperamos es que los guionistas que se enfrenten a ellas tengan el valor de seguir por el mismo camino de calidad que tiene esta película y que hagan que no nos sintamos defraudados a partir de aquí.

Por el momento, se trata de la √ļltima vez que Hugh Jackman saque las garras de Logan, pero en un mundo como el Hollywood, que suele moverse a golpe de talonario, nunca se sabe. Oye, si se trata de historias como esta, no importa que se lo piense de nuevo y vuelva al papel, aunque est√© un poco mayor para hacer de nuestro mutante favorito…

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *