20 octubre 2011 Comedia, Noticias

Antes de este verano, el nombre de Melissa McCarthy no significaba nada ni para la audiencia ni para los grandes estudios. Pero la temporada estival ha sentado estupendamente a esta cómica formada en el club de improvisación de Los Ángeles, más conocidos como Los Groundlings. El cine, y sobre todo Kristen Wiig, la convirtió en la camaleónica roba-escenas del sleeper La boda de mi mejor amiga; la serie Mike & Molly le concedió un Emmy y, para comenzar el otoño, su presentación de Saturday Night Live la redescubrió como lo que verdaderamente es, una maestra de los sketches.

Mientras continúa rodando su poco notable serie de CBS, McCarthy se prepara para desembarcar en el celuloide a lo grande, convertida en la atípica protagonista de estas comedias estadounidenses que tan acostumbradas nos tienen a esas parejas románticas formadas por bellezones femeninos y humoristas masculinos de todo tamaño, edad y estatura.

La actriz acaba de vender a New Line un guion propio titulado Tammy, sobre una mujer que, después de que la despidan de su trabajo y de que su marido le ponga los cuernos, decide echarse a la carretera junto a su alcohólica, malhablada y diabética abuela a la que pertenece el coche (¿Alguien ha pensado en Betty White?). La comedia llevará una R como una casa (solo para adultos) y McCarthy la describía así en una reciente entrevista con The Hollywood Reporter: “Es sobre dos mujeres que no han acabado donde siempre habían previsto, y que crean una especie de lazo entre ellas. Tiene un tono perfecto. Es divertida, pero también bastante triste“.

Dado que, pese al éxito, parece que Bridesmaids 2 no seguirá adelante (una inteligente decisión por parte de Wiig), la cómica prosigue rellenando todos los huecos de su agenda. A finales del año que viene la veremos en This is Forty, esperado spin-off de Lío Embarazoso que asiste a su reencuentro con el director Judd Apatow y el actor Chris O’Dowd. En primavera se unirá a Jason Bateman para rodar Identity Thief, donde una pareja de ladrones de identidad se cambia sus papeles para llevar a cabo un importante crimen.

Entre tanto, ha vendido un piloto cómico para CBS, guionizado a cuatro manos con su marido Ben Falcone (de La boda de mi mejor amigo); prepara con Annie Mumolo (escritora también de La boda…) para Paramount un guion donde un personaje al que interpretará McCarthy planea un gran golpe para hacerse con la Stanley Cup de la Liga Nacional de Hockey; y tiene en cartera el protagonista de la nueva cinta del director Paul Feig, Dumb Jock (responsable, sí, de La boda…) que probablemente la pondría frente Jon Hamm. Por si esta carreta de proyectos no fuera suficiente ajetreo, su amigo Tate Taylor (exitoso director de Criadas y Señoras nacido en los Groundlings) le ha propuesto otra comedia negra. Ah, y acaba de crear una marca de ropa de tallas grandes. Después de un verano triunfal, no hay nadie más de moda en la esfera de la comedia que Melissa McCarthy.

Vía | The Hollywood Reporter

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *