29 enero 2009 Clásico, Festivales, Noticias, Opinión, Posters

eugenio-martin.jpg
La jornada de ayer deparó en Retroback un día inolvidable para los amantes del cine, y para los granadinos en particular. Era el día de un paisano de la tierra, un director que a pesar de haberse labrado un nombre en el cine, en nuestro país casi a pasado desapercibido y es más un autor europeo que español. Eugenio Martín visitó Granada para presentar algunas de sus obras que se están proyectando durante el Festival. Primero por la mañana tuvo que asistir a la sala de plenos del Ayuntamiento donde le esperaba la presentación de una obra biográfica realizada por el festival Retroback y escrito por Carlos Aguilar y Anita Hass. Eugenio Martín: un autor para todos los géneros, es el primer libro editado sobre el autor ceutí nacido en 1925, donde se narra la trayectoria del director y se comentan cada una de sus obras.

Esto sucedió en la jornada matinal, por la tarde nos esperaban las proyecciones entre las que se incluían dos obras clave en la trayectoria del autor granadino. Aparte de los filmes de Martín, pudimos ver otras obras de gran calidad. La tarde la abrió el film del japonés Kaneto Shindo, La isla desnuda un semi-documental prácticamente mudo en donde la banda sonora juega un papel principal. Acompañando a esta proyección pudimos ver El extraño viaje, de Fernando Fernán Gómez, que rendía homenaje al fallecido actor y director. Y en las salas del Cinema 2000 una de las obras dedicadas a Martín, Despedida de soltero.

precio-de-un-hombre.jpg

El plato fuerte se centraba a partir de las 19:30 en el Teatro Isabel La Católica. Desde allí y con la presencia del director granadino, asistimos a las proyecciones de dos de sus obras cumbre. El precio de un hombre y Viaje romántico a Granada. El director presentó ambas películas. Sobre el documental de Viaje romántico a Granada dijo que él era muy joven y comentó que está catalogado como uno de los granes documentales europeos. Consta del año 55 cuando Eugenio Martín comenzaba su andadura en el cine. Por motivos de tiempo, no pude ver esta proyección, pero les aseguro que pronto la comentaré. Pero si que pude ver su obra maestra, El precio de un hombre de 1966, está abalada por su trayectoria, una obra sublime y llena de matices. El propio Quentin Tarantino en numerosas ocasiones se ha referido a ella como una de sus obras predilectas.

El precio de un hombre es un relato turbio, un western con un estilo arrollador y con unas actuaciones magníficas a cargo de, entre otros, Richard Wiler, Tómas Milian o Ella Karin. La historia se centra en un cazarecompensas que intenta atrapar a un famoso forajido por el cual cobrará una suma de dinero altísima. La mirada que el director tiene tras la cámara oscila entre el westen convencional al más puro estilo del mismo John Ford o Anthony Mann, pero con la suficiente personalidad de saber que es Eugenio Martín el que hay tras el objetivo. La banda sonora presente en la mayor parte del film, solo es interrumpida por pequeños silencios que lo dicen todo. A todo esto se le suma la soltura con la que se desenvuelve la trama y como poco a poco el espectador se ve atrapado en el mismo lugar que los protagonistas. Por si fuera poco, El precio de un hombre juega con la condición humana, retrata una pequeña comunidad atrapada entre el dinero, la amistad y la violencia, una violencia que se acelera conforme el relato avanza. Hombres duros, polvo y sangre, secuencias llenas de ritmo y de dolor, que se combinan para acabar en un esperado duelo final de los mejores que un servidor ha presenciado en un western. Una secuencia final que recoge todos los cánones de una buena historia de vaqueros; tiros, violencia, sangre, redención, venganza y muerte. Una joya escondida en la filmografía española.

precio-2.jpg

Como he comentado antes no pude ver el documental, porque mi atención -personal sobre todo- la requería un director admirado. En la Facultad de Ciencias, ¿Qué fue de Babe Jane? comenzaba a las 21:30, y no podía faltar a la cita. El director Robert Aldrich ha sido uno de esos autores casi olvidados de mitad del siglo pasado, que junto a Nicholas Ray, Donald Siegel, Sam Peckinpah o Richard Fleischerd revolucionaron la forma de tratar la violencia en la pantalla. ¿Qué fue de Babe Jane? es un film colosal, a caballo entre El crepúsculo de los dioses y la posterior Misery. Un film que narra con salvaje precisión y sin ningún tipo de concesiones, el ascenso y descenso de una pequeña actriz y la relación con su hermana, también actriz, más famosa que la pequeña Jane. Las interpretaciones tan perfectas de ambas protagonistas, someten al espectador hasta el más oscuro mundo de la violencia, la envidia o el permanecer anclado en un pasado del que no se puede salir. El film de Aldrich cuenta de forma explícita una historia dura y sin tapujos, que transcurre en continuo crecimiento hasta el clímax final.

que-fue-de-baby-jane.jpg

Una tarde completa, que finalizó con las proyecciones de Sola en la oscuridad de Terence Young y con Audrey Hepburn como protagonista o La Dolce Vita de Fellini. Hoy jueves se presenta una tarde igual a la de ayer, con otra de las obras de Eugenio Martín como la más esperada, o con la presentación de la película El perfume de la señora de negro.

Via l festival retroback

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Jueves 29 en Retroback: Pánico en las salas 30 enero 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *