3 febrero 2010 Noticias

articlelarge1.jpg

El gigante Disney quiere deshacerse de una de sus mejores filiales, por lo menos en cuanto a la calidad de su catalogo. Ya se habla desde hace mucho de las noticias que hacían referencia al cierre de la filial. Los hermanos Weinstein fundaron Miramax en el año 1979 y la vendieron en 1993 antes de crear su propia compañía, Weinstein Company. En principio el precio de partida de las negociaciones sería de 700 millones de dólares.

Dentro de la larga lista, compuesta por 700 títulos, encontramos joyas como Pulp Fiction, Shakespeare in Love, Chicago, Kill Bill, El paciente inglés, o No es país para hombres viejos. Además la librería ha sido nominada a los Oscar en 200 ocasiones, casi nada. Lo gracioso del asunto, aunque el precio pueda parecer caro, es que este catalogo genera más de 300 millones al año en beneficios obtenidos de la televisión y la venta de DVDs.

Lógicamente compradores hay de sobra, se dice que los hermanos Weinstein no quieren la compañía de vuelta, pero otro comprador parece que si está interesado. Se trata de Summit Entertainment, que tras los grandes beneficios obtenidos por su franquicia Crepúsculo, parece que tiene suficiente liquidez para afrontar la compra. Esto haría que una compañía, con éxitos recientes, pero muy joven engrosara su catalogo y le permita recibir ingresos por la distribución del mismo.

No entiendo como una compañía tan inteligente como Disney se quiere deshacer de un catalogo tan suculento. Pero la compra de Marvel ha puesto a la empresa de entretenimiento más importante del mundo entre las cuerdas, y necesita liquidez cuanto antes. Esperemos que le salga bien la jugada, y que los derechos de las franquicias de comics, terminen siendo un negocio rentable, algo que Disney sabe hacer muy bien.

Vía | Worstpreviews.com

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *