18 diciembre 2008 Críticas, Drama, Estrenos, Opinión, Romántica

blueberry3.jpg

La primera película de Wong Kar-wai en terreno americano se estrenó la pasada semana, casi 8 meses después de su estreno en Estados Unidos. El director de In the mood of love (deseando amar) nos propone una road-movie cuyo personaje principal es una joven que, tras un desengaño amoroso, comienza un viaje sin rumbo concreto por el país. En su itinerario conocerá a varias personas y comprobará sus problemáticas relaciones.

La cantante Norah Jones se estrena como actriz para esta película y consigue salir airosa de esta prueba; aunque quizá su personaje no sea el que más fuerza interpretativa requiera de todos los que nos presentan, ha sabido dar vida de manera más que convincente a Elizabeth, la protagonista.

blueberry2.jpg

El viaje comienza en Nueva York, donde Elizabeth va a parar a un pequeño restaurante regentado por Jeremy (Jude Law), en busca de su novio. Movimientos incesantes de cámara dentro del restaurante, viendo a los personajes a través de los cristales. Imágenes en cámara lenta a ritmo de blues, todo iluminado con la luz artificial de los carteles luminosos de la ciudad. El espectador queda sumergido en una noche de la que apenas sale en toda la película. La tarta de arándanos abandonada cada noche, las llaves olvidadas en el jarrón… ejemplifican la melancolía y la soledad de los personajes, que no acaban de encontrar su lugar en la ciudad (Elizabeth) o con quién estar en ella (Jeremy).

Elizabeth viaja posteriormente hasta Tennessee para olvidar a su novio, el cual la engañaba. Comienza aquí el fragmento más profundo y dramático. Trabajará como camarera en un café por la mañana y en un bar por la noche. Aquí conocerá a Arnie, buen policía por el día y alcohólico decadente por las noches, que no puede dejar de pensar en su esposa, separada de él, Sue Lynne. David Strathairn y Rachel Weisz interpretan a estos dos personajes, los más intensos y mejor tratados de la cinta. Consiguen, en un determinado momento dramático, mantener en tensión pura al espectador. Espectaculares ambos.

blueberry1.jpg

Nuestra protagonista acabará trabajando en un casino de Arizona, donde conoce a Leslie (Natalie Portman), una atrevida jugadora de poker. Esta la convencerá para que la lleve hasta Las Vegas, donde se encuentra su padre, al cual odia. La siempre encantadora Natalie Portman, lleva sin problemas el papel de chica valiente y un tanto imprudente, que vive la vida como en su juego, calculando las probabilidades y no fiándose de nadie.

El viaje acaba de nuevo en la ciudad de los rascacielos, de vuelta al restaurante donde Jeremy la ha esperado durante casi un año que ha durado su viaje y en el que sólo ha recibido noticias de ella por correo.

Kar-wai nos da una muestra de buen cine de aire independiente, de factura algo lenta, pero de atmósfera muy envolvente y con un trabajo interpretativo realmente notable, con un elenco de actores sensacionales y una gran actriz revelación. My Blueberry Nights es una bonita visión americana (aunque realizada paradójicamente por un director chino) de las noches tristes, del desamor crudo y de la influencia que una persona puede ejercer en otra, revestida con paisajes típicamente norteamericanos: como los suburbios de NY, los cafés sureños, o los paisajes desérticos del desierto de Nevada, a lomos de un descapotable.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *