12 febrero 2015 Estrenos, Thriller

No confíes en nadie, nada es lo que parece
Ridley Scott (Exodus, Gladiator) produce este thriller dirigido por Rowan Joffe, director de Brighton Park y guionista de 28 semanas después y El americano, y protagonizada por la ganadora del Oscar Nicole Kidman (Las horas, Los otros), Colin Firth (El discurso del Rey, Un hombre soltero) y Mark Strong (El topo, The imitation game).

Christine (Nicole Kidman) sufre las secuelas de un terrible accidente: sólo tiene recuerdos durante un día. Cada mañana tiene que aprender a recordar su vida junto a su marido Ben (Colin Firth) y a recuperar todos los momentos que su memoria elimina mientras duerme. Un día Christine se da cuenta de que algo en la imagen que va formando su vida no encaja en el rompecabezas.

No confíes en nadie, nada es lo que parece“NO CONFÍES EN NADIE” es la adaptación al cine del best seller mundial homónimo de S. J. Watson, traducido a más de 40 idiomas y ganador de varios premios de novela negra en Francia, Alemania e Inglaterra. Este asfixiante thriller toma como punto de partida la vulnerabilidad y el peligro de la amnesia tal y como lo hicieron anteriormente películas como Misteriosa Obsesión o Memento.

Y ese es el mayor problema de la película (además del spoileador título que predispone al espectador de una forma nada sutil): nos cuenta una historia que ya conocemos. Si en Memento Christopher Nolan conseguía la atención de espectador mediante un original montaje, en esta ocasión Joffe no nos ofrece más que una firme dirección, acompañada de una buenas interpretaciones de la pareja protagonista y una correcta de Strong.

Como digo, el título nos incita a sospechar de todos (excepto del personaje de Kidman, claro), lo que mantiene el suspense de la trama, pero lo hace de una forma bastante tramposa. No obstante, se nos muestra de una forma más que acertada tanto la angustia de la protagonista que, cada vez que se levanta no conoce al hombre que está en su cama, como el dolor del marido que, cada día, debe recuperar la confianza de su esposa para saber, desconsoladamente, que a la mañana siguiente todo su esfuerzo no habrá servido para nada.

No confíes en nadie, nada es lo que parece

En resumen, un buen thriller, bien dirigido y bien interpretado, que nos mantendrá atentos a la pantalla, aunque no nos muestre nada original o que no hayamos visto en otras ocasiones.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *