9 mayo 2014 Drama, Western

Una noche en el viejo México, vivir o sobrevivir

Forzado a abandonar su rancho y su tierra, Red Bovie decide viajar hasta México en coche en busca de aventura y diversión junto a su nieto Gally, al que acaba de conocer.

Gally es un veinteañero perdido y vapuleado por el presente que se ha escapado de Nueva York en busca de sus raíces. Abuelo y nieto, dos perfectos desconocidos, comienzan un viaje por sus respectivos sueños (los cumplidos, los olvidados, los aún deseados).

Así comienza esta particular “road-movie” crepuscular dirigida por Emilio Aragón (responsable también de la banda sonora, nominada a los premios Goya) y protagonizada por Robert Duvall. Una película con un claro corte “indie” que nos cuenta la historia de un viejo cascarrabias que ha perdido todo lo que tenía y que se niega a dejarse morir.

Volvemos a encontrarnos ante un camino iniciático (para los tres personajes principales) en el que cada uno descubrirá cómo volver a recuperar su vida, una vida que cada uno ha perdido a su manera. Apaleados por la vida, todos seguirán la estela del que está más solo y desorientado de todos, pero que a la vez es el que demuestra más fuerza y más ganas de vivir, el terco e irascible anciano texano interpretado magistralmente por Robert Duvall.

Tras un prometedor inicio, la película va perdiendo interés. Y no es por el ritmo con que está dirigido, ni por las interpretaciones, más que correctas en los secundarios. Se debe, principalmente, a que la película no avanza porque se limita a una visión nostálgica del personaje principal, mostrándonos exclusivamente su parte buena (dignidad, valentía, decisión), llegando a resultar demasiado complaciente, cuando debería habernos mostrado también su lado humano, sus defectos (orgullo, locura, irreflexión como contrapartida de los anteriores).

Una noche en el viejo México, vivir o sobrevivir

Robert Duvall no es solo el protagonista absoluto, si no que el resto de los personajes, a pesar de estar bien dibujados, no son si no meras comparsas sin personalidad cuando el protagonista no está en pantalla. El guión se recrea tanto en su admiración por el viejo Red, que deja algo abandonados al resto: el nieto que busca desesperadamente sus raíces, la cantante que no ha logrado salir del circuito de bares de mala muerte, o los pobres diablos traficantes de droga, aún más perdidos que los protagonistas.

Una noche en el viejo México, vivir o sobrevivir

Una tierna historia que podría habernos dejado un mejor sabor de boca si, en vez de huir del destino (de la muerte), nos hubiera mostrado una historia algo más real y amarga. El director proclama su amor por el western más crepuscular, incluso con el jinete “cabalgando” hacia el ocaso, pero olvida que en este género la victoria del protagonista siempre consiste en su derrota, en su pérdida, y no en un esperanzado final.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Estrenos de la semana: 9 de mayo de 2014 9 mayo 2014
  2. Bitacoras.com 9 mayo 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *