24 junio 2009 Festivales, Noticias, Premios

oscars2010jbdk.jpg

Esto que podría parecer casi un juego de palabras (o una broma) se ha convertido en una de las noticias cinéfilas más extrañas del día. El año que viene los Premios de la Academia de Cine Estadounidense recuperarán la antigua costumbre de contar con 10 películas candidatas a Mejor ídem. El anuncio lo ha hecho el presidente Sid Ganis que dice es una manera de volver a los orígenes y reconocer a todo tipo de filmes que muchas veces son obviados, aunque el tinglado huele a una maniobra comercial de las gordas.

Doblando las producciones nominadas, los Oscars no sólo esperan empujar la taquilla de todas y cada una de las nominadas, sino incrementar la audiencia de una gala que, supuestamente, tendrá proyectos de toda clase y que no sean totalmente desconocidos para la audiencia. Y es que año tras año, con la anticipación de los premios, las películas elegidas habitúan a multiplicar la venta de entradas, al tiempo que la noche de la ceremonia no es tan vista como antaño, dado que la elección es muchas veces entre cintas no demasiado populares. El año pasado, por ejemplo, dos claras favoritas, y además taquilleras, como Wall-E y El Caballero Oscuro fueron omitidas en la principal categoría.

Tiene toda la pinta de una presión por parte de las productoras, y eso nunca puede ser una buena idea. ¿No sería más inteligente pensar que si suman diez, el premio se volverán más intrascendente, menos “exclusivo”, y los espectadores no irán a ver ni unas, ni otras?. Y… ¿No seguirá habiendo dos o tres favoritas y las otras serán de simple relleno? Preguntas, preguntas en un Hollywood con constantes tics nerviosos.

Haciendo historia, podemos comprobar que desde 1932 hasta 1943, entre 8 y 12 películas se disputaban el título cada año, entre las que salieron ganadoras historias tan recordadas como Lo Que El Viento Se Llevó o Casablanca.

El movimiento es cuanto menos extraño, y lógicamente polémico debido a la falta de sentido de la propuesta. En los tiempos que corren, es improbable siquiera que pudiéramos contar tantas películas merecedoras del honor de estar en esta tribuna pública, mientras que otras candidaturas en guetos como la de Mejor Película Animada se convierten en más innecesarias de lo que ya lo eran. Esto al final parecen los Grammys, palabra de un oscarmaniaco convencido.

Con la polvareda que está levantando el reciente anuncio, esperemos que puedan replantearse la distribución, o que sea algo menos brusco, como este año han hecho los Emmy, sumando una nominada más a sus principales espacios. Sólo una, no doblando.

PD: Ganis nos deja claro que seguirá habiendo sólo una ganadora. El tío es un cachondo.

Vía | Goldderby

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 junio 2009
  2. Los Oscars podrían perder la categoría a mejor canción 29 junio 2009
  3. Tráiler de The Lovely Bones, ganas por ver lo nuevo de Jackson 5 agosto 2009
  4. Las reglas del Oscar a Mejor película cambian, otra vez 15 junio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *