14 octubre 2008 Directores, Opinión

almodovar-penelope-cruz-primera.jpg

No pretendo principiar este enrevesado divertimiento intuitivo destripando el argumento de “Los abrazos rotos” (que por cierto, desconozco), eso sería lo fácil, prefiero el estimulante ejercicio de intentar navegar por los entresijos de la mente de un genio universal, solo igualado en nuestro país por el maestro aragonés Luis Buñuel.

Pedro Almodóvar comienza a narrarnos en su blog cómo una sutil metáfora, en forma de dos perdidos enamorados fotografiados en una solitaria playa de Lanzarote, plantó en su siquis el germen argumental de su última película.

El define como fruto de la casualidad lo que solo evidencia la magia creativa de un genio con los ojos bien abiertos al mundo.

Almodóvar nos regala, con prosa luminosa, un pequeño retazo, en forma de surrealista dialogo, que a fuerza de relecturas me ayuda a iniciarme en el conocimiento de Judit, (interpretada por Blanca Portillo)

No me ocurre lo mismo al intentar visualizar a Lola dueñas; ¿quizá sea esa la idea del director sobre su personaje?
volver_1-lola-duenas.jpg

Descubro una faceta desconocida de Pedro Almodóvar que, guiado por mi cinefilia, identifico inmediatamente con mi idolatrado Francois Truffaut, que pronunció la famosa frase, que más o menos adapto: “el cine es el reflejo de la vida, y yo prefiero el cine a la vida”.

Esto viene a colación del esfuerzo que hace Almodóvar para explicarnos que le excita más, intelectualmente hablando, el reflejo, (bien sea en un espejo o en el monitor), de Penélope cruz, que su propia apariencia real.

Por fin llega el lunes 26 de mayo; al que Pedro define como histórico, porque comienza la que va a ser su película numero 17; su producción más ambiciosa hasta el momento.

penelopecruz003-penelope-cruz.jpg

Para un amante del cine creo que esta meditación, que he sacado de su blog, es altamente clarificadora sobre la estructura creativa de la mente de un hombre extraordinario:

“La ficción es uno de los mejores vehículos para contar la realidad, y para provocar las emociones más genuinas.”

Gracias a la grata tarea de bucear en su blog he descubierto que el próximo proyecto de Pedro Almodóvar será una adaptación de la novela de Thierry JonquetMygale”; y se titulará “La piel que habito”.

almodovar-color.jpg

Será una nueva experiencia para todos los que amamos a este magistral director, ver como se desenvuelve en material ajeno; por ahora disfrutaremos con el material original de “Los abrazos rotos” que ojala le sirva para levantar otro Oscar de Hollywood.

Es sumamente revelador que, victima de unas jaquecas, Pedro Almodóvar engarzara la trama de su último film sumido en la oscuridad de una habitación, y más aun que el primer titulo barajado fuera “El prisionero de la calle O´donnell” (que es donde vivía en aquella época)

Pero Pedro Almodóvar jura y perjura que esta película no tiene nada de autobiográfico, y que el único nexo de unión “es la oscuridad en la que vive uno de los personajes, en un momento determinado de la película”.
pedro-almodovar-y-penelope-cruz.jpg

Para todos los que comparten mi curiosidad por detalles que pueden parecer intrascendentes; Pedro Almodóvar confiesa en su blog que su libro de cabecera durante el duro rodaje fue “2666” de Roberto bolaño.

He indagado sobre el argumento y deduzco que usó la complejidad de su trama exclusivamente para desconectar; puesto que, en principio, este libro sería la antitesis del universo Almodóvar.

Finalizo aquí la primera entrega de una serie de artículos, que iré intercalando regularmente, cuya principal finalidad será llegar al argumento de “Los abrazos rotos”, tomando como única referencia los esbozos- pistas que nos dosifica Almodóvar en su blog.

(Fuentes extraídas de la agradabilísima lectura del Blog de Pedro Almodóvar)

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *