22 mayo 2015 Opinión, Terror

Poltergeist Maddy

El mundo de los rermakes está lleno de controversias, los más puritanos abogan por dejar las películas originales como están; como viejas glorias hechas para ser culto. Otros en cambio ven con buenos ojos el lavado de cara e incluso hay quien opina que algunos remakes superan a los originales. No queremos entrar en el debate de si Poltergeist 2015 es mejor o peor que su antecesora que cuenta ya con más de 30 años de vida, aunque está claro que dará mucho que hablar entre el público.

Gil Kenan, que ya trató el tema de casas encantadas con ‘Monster House’, ha sido el director encargado de llevar a cabo tan difícil tarea, junto a un reparto bastante bueno entre los que se incluyen Sam Rockwell (Laggies); Rosemarie DeWitt (Matar al mensajero); Jared Harris (Pompeya); y Susan Heyward (Powers). El guión, como ya pasó con la versión original, corre de la mano de Steven Spielberg por lo que coincide en demasiadas cosas.

La trama, como ya muchos conoceréis, trata sobre la familia Bowen que se muda a una casa con carácter propio. Nada más llegar comienzan a presenciar cosas que se salen de lo común pero que no despiertan mucha preocupación en la familia. Pero todo da un drástico giro cuando la pequeña de los Bowen, Madison, es ‘secuestrada’ por los espíritus de los muertos que fueron enterrados bajo la casa. A partir de ese momento la intensidad del film sube al igual que la desesperación de la familia por encontrar a la pequeña.

Poltergeist PosterLo primero que destacamos del remake es su corta duración, con apenas 90 minutos se nos hace demasiado corto si lo comparamos con lo que estamos acostumbrados hoy en día (e incluso con la original, que es más larga). Eso hay que sumarlo a que en muchos caso han sido tan sumamente fieles al original que no sabes si estás viendo un remake o la versión original remasterizada con mejoras de efectos especiales.

La cinta de terror tira por el lado más básico para provocar los saltos con muchos efectos de sonido en el momento apropiado y con grandes mejoras en los efectos especiales que lo hacen todo mucho más creíble. Incluso en esta ocasión van más allá y nos muestran ese mundo en el que se encuentra la pequeña Maddy que no conocimos en la versión original. No es que se centren mucho en darnos a conocer esta nuevo dato, pero al menos se sale por diferente.

Lo que sí vamos a destacar como positivo son los personajes de esta nueva versión, metiéndonos en una escena tan cotidiana como es el problema de los recortes y la crisis: y las penurias de una familia típica, incluyendo una hija adolescente, los abusos que hacemos de lo último en tecnología y mucho más. Cabe destacar a Sam Rockwell (Eric Bowen) que pasa de ser un padre negativo y frustrado a liderar el rescate de su hija y ser por fin la figura paterna que debe ser para su hijo Griffin (Kyle Catlett).

A modo de resumen podríamos decir que su mayor pecado ha sido querer ser tan fieles a la película original sin aportar esos puntos que hacen que se llame remake. Pero aún así, los efectos especiales, el reparto y el susto salvan a una cinta destinada al fracaso. La recomendamos por entretenida y para esos jóvenes que no vivieron la experiencia de la original, para los más estrictos puede que no cumpla sus expectativas. Pero como siempre, mejor que cada uno saque sus propias conclusiones si decida verla.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *