11 noviembre 2009 Drama, Noticias, Opinión, Taquilla, Trailers

preciousposter7

Por falta de tiempo esta semana nos hemos vuelto a quedar sin el repaso de la taquilla estadounidense en Cinetelia, y con ello hemos dejado de destacar una película que, tras ser la gran sorpresa de Sundance, no ha hecho más que agrandar su reconocimiento y anticipación. Precious: Based on the Novel Push by Sapphire ya se coloca como la más fiel candidata a los Oscars, y si nos guiamos por el box-office de este pasado fin de semana también será el bombazo independiente del año, siguiendo la estela de Pequeña Miss Sunshine o Juno. Dos películas éstas con las que probablemente tan solo comparta el calificativo indie ya que, por lo visto hasta el momento, su tono se alejará mucho de este “indie buenrollero” que casi como un género hicieron nacer la pareja de famosas tragicomedias.

Basándose en el libro Push de Shappire (por si no os lo dejaba claro su título), el film cuenta la historia de esta joven adolescente negra y obesa cuya vida es cada vez más inestable. La debutante Gabourey Sidibe recorre este tour de force con un personaje que no solo recibe maltratos contantes por parte de su madre sino que ha quedado embarazada por segunda vez de su padre. Su única esperanza es una escuela alternativa donde conoce un mejor trato al que está habituada. Argumento duro que sin duda nos hará soltar más de una lágrima (casi lo hace el tráiler), pero que si nos guiamos por las críticas se aleja sabiamente del folletín gracias a unas destacadas actuaciones y dirección.

Totalmente inesperada son las reverencias a un reparto que visto en papel no es el más espectacular del mundo. Y es que, al igual que su protagonista, muchos de ellos o son debutantes o no son precisamente conocidos por su labor interpretativa en el celuloide. La madre es Mo’Nique, humorista estadounidense que en estos momentos presenta su propio late-night y con un pasado como gusta a Hollywood (era operado telefónica de una línea erótica) que tiene casi cerrada su campaña a mejor actriz secundaria. Para el rol de la ayudante social el director Lee Daniels sí tenía pensado un nombre con bastante más peso, el de Helen Mirren (protagonista de su primer film, Shadowboxer), por ello es extraño saber que al final Mariah Carey se llevó el papel; y, al menos, ya es capaz de poner en su espeluznante currículo un proyecto con renombre. Paula Patton (Deja Vu), Lenny Kravitz y la televisiva Sherri Sheperd completan el elenco principal.

Un encanto este que hicieron que dos de los afroamericanos más poderosos de la industria, como lo son Oprah Winfrey y el incansable Tyler Perry, se subieran al barco para producir una cinta que no tardaría en conseguir distribución y pasar triunfante por un buen número de festivales: San Sebastián, Cannes, Toronto, Estocolmo… y, por supuesto, llegar antes de fin de año a las salas estadounidenses (para convertirse desde ese momento en una de las principales candidatas a los Oscar). Gracias a esta madrugadora y larga campaña a la preciada estatuilla, en su limitado estreno de 18 copias ha logrado sumar en 3 días más de 1 millón ochocientos mil dólares, lo que la convierte en la undécima película con mejor media copia/recaudación de la historia, con 104 mil dólares por sala. Estas impresionantes cifras no hacen más que confirmarnos que nos queda mucho de Precious por delante, y, con su expansión en salas, muy probablemente su coste (10 milloncejos) será por lo menos multiplicado por 10. Dicho esto, no dudamos que la distribuidora española decidirá poner una fecha de estreno en breve. De momento, a la espera, seguiremos viendo cómo nace un éxito que tenemos unas ganas tremendas de catar.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 noviembre 2009
  2. Taquilla EEUU: Cuando Emmerich volvío a ser rey de la taquilla destrozando el mundo 17 noviembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *