16 febrero 2012 Opinión

Que Hollywood lleva un tiempo quedándose sin ideas es algo sabido y resabido por todos, pero actualmente la avalancha de refritos que invaden o amenazan invadir los cines de todo el mundo es, posiblemente, la mayor de la historia. Nosotros mismos, aquí en Cinetelia, llevamos un tiempo en el que cada estreno o rodaje que anunciamos es una secuela, un Reboot, remake, precuela, secuela de la precuela y demás variantes por el estilo. Existen diversos motivos para este fenómeno que ya lleva un tiempo produciéndose, los principales serían la actual crisis económica ante la cual los productores sólo quieren apostar sobre seguro, sobre algo que ya ha tenido éxito en el pasado, y un innegable agotamiento en las formulas empleadas hasta la saciedad por guionistas con pocos recursos.

Yo soy de los que opinan que una película es buena o mala por sí misma, sin importar si se trata de una segunda o tercera parte o un remake y seguramente todos tenemos en la mente honrosos casos. Por ejemplo viendo el nivel de ridículo al que había llevado Joel Schumacher el personaje de Batman era no sólo necesario, sino obligado que alguien como Cristopher Nolan le devolviese la dignidad. Pero me pregunto si son necesarios los reboots de Spiderman o la saga Bourne por citar tan sólo dos ejemplos. Además en el caso de Batman había transcurrido un cierto tiempo que invitaba a una relectura con la tecnología y los medios de los que se disponen actualmente, una excusa que por lo menos se esgrimía antes al abordar estos proyectos.

Ya no existe esa especie de filtro o norma tácita de antaño en que se versioneaban cintas con una cierta antigüedad o, al menos, poco conocidas para el gran público. Ahora se husmea sin vergüenza a la búsqueda de todo lo que haya tenido éxito en cualquier país, aunque no transcurra ni un año de la original a la copia, se preparan secuelas y precuelas muchas veces al mismo tiempo que se está rodando la primera entrega, si una película no obtiene el éxito esperado o una saga parece agotada en su cuarta parte, se echa mano del tan famoso Reboot, por no hablar de las adaptaciones de videojuegos o dibujos animados. Dan fe de ello casos tan tristes como los de Hulk (2003) y El increíble Hulk (2008) o Superman returns (2006) y la inminente Man of Steel.

Uno de los últimos estrenos en cines es ni más ni menos que La amenaza fantasma eso sí en 3D, que parece ser la próxima excusa para no estrenar nada nuevo bajo el sol. Al mismo tiempo una de las películas más esperadas es Prometheus, la vuelta de Ridley Scott al universo Alien sin que quede claro si se trata de una precuela, aunque todo hace indicar que así será. Por otro lado se ve que el bueno de Ridley Scott está en plena etapa regresiva ya que también ha anunciado su regreso al mundo de Blade Runner y aunque en un principio se aseguró que se haría algo diferente, diversas fuentes ya informan de conversaciones con Harrison Ford. Teniendo en cuenta que ni las obras maestras y de culto se respetan, el futuro del cine comercial americano no parece ser muy halagueño.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 febrero 2012
  2. Se preparan remakes de Sospecha y Rebeca 17 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *