5 junio 2012

Muchos han calificado a Jason Bourne como el James Bond moderno. Tras una trilogía más que exitosa, llega una nueva secuela, la cuarta entrega, pero está vez cambiando de protagonista. Supone una apuesta arriesgada pero muy positiva, teniendo en cuenta que así pueden evitar el desgaste de la historia y darle a su vez un nuevo enfoque, siendo fiel a los principios de la saga.

El legado de Bourne llega de la mano de Tony Gilroy, guionista de las anteriores entregas, asumiendo esta vez también el papel de director. Aun perdiendo al carismatico Matt Damon, tener a Gilroy al frente del proyecto supone una garantía. En esta entrega conoceremos a un nuevo agente de la CIA entrenado bajo el ya conocido “programa Trenton”, protagonizado por Jeremy Renner que encarnará al agente Aaron Cross. Pero no será la única cara conocida, el reparto se completa con grandes nombres como Rachel Weisz, Edward Norton, Oscar Isaac o Albert Finney.

Está última entrega tendrá la responsabilidad de dar un poco de frescura a la trama, que aunque no se cerró por completo, si que necesitaba de un nuevo protagonista y de un enfoque distinto. Solo queda ver si cumple las expectativas de los fans más puristas de la saga, algo sencillo de conseguir con un reparto de tanto nivel, y sobre todo teniendo al padre de la trilogía controlando todos los detalles de este nuevo proyecto. El próximo 17 de agosto, fecha de estreno en España, los aficionados del cine de acción tenemos una cita ineludible en nuestros cines.

Artículo patrocinado.

También te puede interesar