25 enero 2009 Críticas, Drama, Estrenos, Opinión

revolutiona3.jpg
Cuando el trailer de Revolutionary road se presenta, descubres que vas a ver el reencuentro entre Kate Winslet y Leonardo Di Caprio. Pero ni los actores son los mismos que en antaño, ni Sam Mendes es James Cameron. La historia de Titanic era floja, un melodrama con dos buenos actores. Revolutionary Road es una gran historia, un drama con mayúsculas con dos actores que han crecido y que han madurado para hacerse grandes.

Sam Mendes, un director marcado por su opera prima, American Beauty, se impregna de una historia parecida, para convertirla en un drama de época, una época que a pesar de ser lejana es lamentablemente parecida a la actual. Una pareja se casan cuando se conocen, y consumen toda su vida juntos, aparcando sus sueños e inquietudes, para convertirse en lo que siempre habían criticado, para que la monotonía los vaya consumiendo y matando poco a poco. El retrato que hace Mendes de la sociedad es fiero, una sociedad marcada por la comodidad, por arrinconarse tras su trabajo y acomodarse, para luego seguir soñando con antiguas utopías incumplidas. La pareja que forman Di Caprio y Winslet es una pareja anclada en la monotonía, unos jóvenes que habían tenido sueños que jamás cumplieron, y por su puesto no cumplirán. La melancolía con la que recuerda el pasado April (Winslet) le va atrapando entre un mundo vacío, entre paredes que jamás traspasará para huir, y cumplir los sueños que se habían planteado junto con Frank (Di Caprio).

revolutionary-road_2.jpg

La revolución que la propia pareja plantea para, por un lado escapar de la rutina y olvidar el error de haberse convertido en algo que nunca quisieron, y por otro lado salvar su propia relación, abocada a un final trágico digno de cualquier tragedia griega, es escapar del lugar y mudarse a París. Un sueño que ambos habían tenido, donde la vida tiene algún sentido, según Frank. Pero las cosas han cambiado desde que los dos eran jóvenes, Frank detesta un trabajo aburrido y vacío, pero en el fondo es uno más de los que odia y está tan amoldado a este que es incapaz de reconocerlo. April se consume entre las paredes de una casa que la van llevando cada vez más al abismo. Esta sería la descripción de unos primeros minutos de película donde ambos construyen un panorama desolador y que plantean cambiarlo por completo.

El punto de inflexión llega cuando comienzan a planteárselo a sus amigos, quizás uno de los errores del film sea no ahondar más en las relaciones sociales, en el rechazo y la confusión que crea entre sus allegados la noticia. Tan sólo un gran Michael Shannon que paradogicamente es el único loco reconocido del lugar, reconoce la gran idea de escapar de la pareja. Poco después les repudia su intención de no hacerlo, en una de las grandes escenas de la película.

revolutionary4.jpg

Revolutionary road es una película de duelos de interpretación, de omisión de la carga que suponen los hijos para una pareja que realmente no se aman, de la búsqueda de una vida plena y real, quizás representan a un 90% de parejas actuales, que simplemente viven, pero que no viven la vida. El problema que puede tener el film es el que primero se la compare con American Beauty, gran error ya que ninguno de los personajes es tan fantástico como el que tenía Kevin Spacey en aquella ocasión, además de la banda sonora un calco de esta. El otro lastre que puede llevar el film es que se la venda como un drama romántico, si que es un drama, pero nada más. Sam Mendes coge lo romántico y se lo disecciona al espectador en pequeñas porciones, tan mínimas que en la sala de cine ayer la gente se salía, quizás porque esperaban un Titanic 2, y por su puesto Revolutionary road llega mucho más lejos que esta.

Actuaciones impecables, dos colosos a un nivel muy grande, la lucha de pareja que viven Frank y April es tan real como la vida misma, reflejadas en dos interpretaciones magníficas. Por supuesto no despedazaré el final, pero sólo hay que ver un par de películas del director para saber que ni esto es Titanic, y que esto prevé un final destructivo cuanto menos. Si tuviera que recomendar el film lo haría, porque Sam Mendes siempre nos enseña lo peor que el ser humano tiene, y muestra caminos para enmendarlo, lo malo es que ninguno de sus personajes escoge el camino que él les muestra.

Imágenes l image.net
Imagen Michael Shannon l ParamountVantage

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

2 comentarios
  • angélica

    wauu! que exacto tu analisis es como trasmitir en letras lo que la mente te dice al ver esta pelicula , es muy real la historia y desconsoladora ,totalmente antiromantica, pero apasionante cada uno de los personajes en donde el mas loco era el unico cuerdo.
    gracias por tu articulo.

  • Fernando Alanzor

    Me alegro Angélica que te gustase el artículo y que compartas conmigo lo que digo del film, ya que era difícil transmitir todo lo que una película como esta puede dar de sí.

    Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Lo más destacado en la semana del 26-ene - BlogdeBlogs 31 enero 2009
  2. Camino al Oscar (III): Mejor Actriz 20 febrero 2009
  3. Camino al Oscar (VII): Mejor Película 22 febrero 2009
  4. Camino al Oscar (VII): Mejor Actor de Reparto 18 julio 2009
  5. Mi película del año 30 diciembre 2009
  6. Titanic, con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, vuelve a Telecinco 2 abril 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *