14 febrero 2014 Ciencia-Ficción, Estrenos

Robocop, nueva y acertada versión

Corre el año 2028 y el conglomerado multinacional OmniCorp está en el centro de la tecnología robótica. Sus “drones” ganan guerras a favor de Estados Unidos en todo el mundo y ahora quiere que esa tecnología también se aplique en el ámbito nacional. Alex Murphy (Kinnaman) buen marido y padre, es además un gran policía que se esfuerza al máximo por acabar con la ola de crimen y corrupción de Detroit.

Después de ser críticamente herido durante el cumplimiento de su deber, OmniCorp utiliza su gran conocimiento de la ciencia robótica para salvar la vida de Alex. Y el policía vuelve a las calles de su amada ciudad con nuevos e increíbles poderes, pero también con problemas a los que un hombre corriente jamás ha tenido que enfrentarse antes.


Es inevitable recordar la primera versión, realizada por Paul Verhoeven en 1987, que nos trajo un soplo de aire fresco al cine de ciencia ficción de aquella época sobre todo por tres motivos: algo de gore (para la época, claro), sátira del cine de acción ochentero y una mordaz crítica al sistema político estadounidense, donde presidía Ronald Reagan.

José Padhila tenía un difícil trabajo al encarar este proyecto (dificultad aumentada por culpa de las exigencias de los productores): debía renovar el concepto pero manteniendo lo que otorgó éxito a aquella versión. Al contrario que otro remake de Verhoeven Desafío Total, esta vez el resultado es bastante satisfactorio.

Debemos tener claro que hemos de ir a ver esta película sin prejuicios: no encontraremos la dura crítica de la versión primera, que aquí se queda en una pequeña regañina a los medios de comunicación y a los malvados directivos empresariales, retratándonos a los políticos como magníficos y entregados sirvientes del bien público, sin tacha moral alguna. Por otro lado, tampoco esperemos una película de acción desenfrenada, ya que prácticamente sólo tenemos dos grandes escenas en las que podremos ver a Robocop en plena acción.

En cambio, las interpretaciones son mucho mejores en esta versión, así como la evolución de casi todos los personajes. Tanto Murphy (Kinnaman) como el doctor Norton (Oldman) son caracteres cuidados y creíbles en su evolución. Este nuevo guión se ha centrado mucho más en el drama personal, humano y familiar del agente Murphy, mostrándonos no solo su horror (y dolor) ante su nuevo cuerpo, si no las reacciones de familia y compañero. Por otro lado, se nos muestra de una forma lógica las difíciles decisiones del doctor Norton, entre su curiosidad científica y su ética cuando debe ir despojando a Murphy de su humanidad.

Robocop, nueva y acertada versión
El presentador-manipulador representado por Samuel L. Jackson llena la pantalla cada vez que aparece, normalmente en solitario. Y Michael Keaton como el presidente de OmniCorp nos muestra una interpretación contenida y pausada… tanto que resulta difícil entender su evolución desde frío empresario hasta villano final.

Robocop, nueva y acertada versiónÉste es un gran error de la película, como lo es su principal objetivo. La gran premisa es qué significa ser humano y por qué una máquina nunca podrá reemplazarnos. Se nos pide, como público, que creamos en la humanidad, pero apenas podemos ver al protagonista, como humano, unos diez minutos, tranformándolo en RoboCop de una forma casi apresurada. Por ejemplo, nos prometen una gran escena de reencuentro de Murphy con su familia, dejándonos entrever los posibles problemas en su relación (¿qué pasará en su matrimonio cuando gran parte de su cuerpo es artificial y sin sensibilidad?), pero cuando se encuentran no nos muestran nada más que una mirada y un abrazo… Esa es la sensación general de la película, que siembra muchas ideas que luego no logra presentar de una forma adecuada, dejándonos la sensación de que podría haber sido mucho más.

No obstante, es una película más que correcta, muy entretenida y con buen ritmo, que nos ofrece una buena revisión del mito ochentero

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *