30 diciembre 2014 Comedia, Estrenos

Se nos fue de las manos. Divertida y original
Un pobre diablo, que sueña con ser dibujante de cómics, va a celebrar su cumpleaños, organizado por sus dos mejores amigos que, por supuesto, son dos inconscientes que harán que su metódico, sencillo y temeroso mundo se vuelva patas arriba.

Si a todo esto le sumamos que el protagonista (todo un pagafantas) se ve obligado a ejercer de niñero, esa misma noche, de un niño insoportable y mimado, lo normal es que se les vaya de las manos. Esta es la premisa inicial de Se nos fue de las manos, la disparatada comedia francesa que llega ahora a nuestras pantallas.

Protagonizada por Philippe Lacheau (París a toda costa) quien también ha coescrito y codirigido la película, está acompañado de Alice David (Jamais le premier soir), Vicent Desagnat (Toute ma vie, Fatal) y Gérard Jugnot (Los chicos del coro).

Todo un éxito en Francia, el film se alzó con el Premio a la Mejor Película y el Premio del Público en la última edición del Festival de Cine de l’Alpes-d’Huez y ya está en pre producción la segunda parte.

Es inevitable la comparación con películas como la trilogía de R3sacón, y otras similares, pero sí que encontramos algunos puntos originales esta vez.

Se nos fue de las manos. Divertida y original

El primero y más evidente es su forma: casi toda la historia la vemos como espectadores de la meta-historia que se nos cuenta. Como los dueños de la destrozada casa que padece la fiesta, nosotros veremos la grabación que uno de los protagonistas ha estado realizando con su cámara. Asistiremos a las aventuras y desventuras de este divertido y alocado grupo como si de una película de suspense (cómico) se tratase.

Se nos fue de las manos. Divertida y originalPorque otro punto más o menos original (o, al menos, pocas veces visto, como el anterior) es la línea temporal que, sin ser nada del otro mundo, permite contarnos la historia de una forma diferente. La historia comienza presentándonos (de una manera más que competente) a los personajes principales en apenas unos pocos minutos. Luego llegamos a cómo Franck (el protagonista) se hace cargo del encargo de niñera (como buen pagafantas es incapaz de decir que no a su jefe). Y entonces tenemos una elipsis temporal que nos lleva al día siguiente, donde nos encontramos con las consecuencias de la alocada fiesta, pero sin saber cómo se ha llegado hasta allí y, además, con los principales personajes desaparecidos.

Poco a poco, como los asombrados y aterrados dueños de la casa, iremos recomponiendo el puzzle de los acontecimientos hasta que, al final, volvemos a la línea temporal principal, con un final previsible y tierno, pero no por ello menos efectivo.

Se nos fue de las manos. Divertida y original

En resumen, una divertida película con la que nos reiremos y pasaremos un rato muy agradable y entretenido. Buen humor para pasar una buena tarde y que nos dejará una sonrisa en los labios.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *