14 febrero 2009 Comedia, Especiales, Opinión, Romántica

20070703183611-titanic.jpg

Como todo el mundo sabe (lo doy por sabido) hoy es día 14 de febrero, lo que viene a ser el día de San Valentín. Sí, ese día en que los novios, novias, maridos, esposas, etc., se regalan flores, cenas… whatever you want. Porque estar enamorado es maravilloso… y caro. Pero bueno, allá cada cual. A lo que vengo es a dejar una pequeña selección de siete películas que he hecho por si alguien tiene la idea de disfrutar de una buena cinta romántica apropiada para un día como hoy.

Titanic (1997)

Sí. Es una de las películas típicas que no puede faltar. Porque el romance entre Jack Dawson (Leonardo DiCaprio) y Bukater Rosa deWiit (Kate Winslet) envuelto en la voz de Celine Dion se lo merece. Y esto supo verlo también la Academia, pues les entregó 11 estatuillas, incluyendo por supuesto la de Mejor película.

Casablanca (1942)

Otra obra maestra inmortal, y no es para menos. El clásico de los clásicos para un buen amante cinéfilo (y con un delicioso gusto). ¿Y qué decir de Humphrey Bogart y Ingrid Bergman? En fin, brillante e IMPRESCINDIBLE.
Ganadora de 3 Oscars.

Notting Hill (1999)

Una comedia romántica sin mayor pretensiones que hacer pasar un buen rato (en mi humilde opinión, claro). Nos encontramos con Julia Roberts y Hugh Grant (que particularmente no me gusta), el librero y la estrella del cine, cuyas actuaciones a veces dejan que desear… De todas formas si sólo buscamos una película agradable y divertida, esta sería, sin duda, una buena elección.

Annie Hall (1977)

Ay… Annie Hall, maravillosa. Una de mis películas favoritas del neoyorquino Woody Allen, junto con “Desmontando a Harry”. En ella vemos la historia de dos amantes, Alvy Singer (Woody) y Annie Hall (Diane Keaton), contada en su mayor parte a modo de flash-back. En esta película encontramos a un Woody Allen brillante, empleando diversas técnicas cinematográficas, como la división de pantalla, el desdoblamiento de los personajes y la subtitulación de los pensamientos íntimos de los personajes, que distan mucho de lo que dicen en voz alta. Ganadora de 4 merecidos Oscars.

Cuando Harry encontró a Sally (1989)

¿Puede un hombre y una mujer ser amigos? No. En esta ágil comedia de Rob Reiner encontramos la respuesta. No soy gran admiradora de las comedias románticas porque la mayoría suelen dejarme mal sabor de boca, pero sin embargo, esta es de las pocas que puedo decir que he visto infinidad de veces sin cansarme. Una fantástica química entre los actores, Meg Ryan y Billy Cristal (qué pena que no pueda decir lo mismo con la Roberts), y unos diálogos geniales. No dudéis en verla, y si ya lo habéis hecho, no dudéis en verla de nuevo.

Lo que el viento se llevó (1939)

‘Francamente, querida, me importa un bledo’. Y es normal que no le importe cuando al final se consigue una obra maestra como ésta. Recuerdo que cada vez que la echaban en la tele mis padres no se despegaban del sofá durante horas… y claro, yo pasaba de ver una película tan larga. Hasta que lo hice por curiosidad, y ¡válgame! Casi cuatro horas que volveré a aprovechar gustosamente cada vez que la echen en la tele o cada vez que me apetezca volver a recordar cómo se hace cine de verdad.

La princesa prometida (1987)

Por último, la segunda de la lista de Rob Reiner, y es que cuando quiere este director sabe sorprendernos de forma muy agradable. Aquí lo hace con un romanticismo mágico, nunca mejor dicho. Un bellísimo cuento con unos personajes entrañables que dan forma a una de las mejores comedias románticas de aventuras de los años 80.

Y ahora, sólo tenéis que buscaros buena compañía, aunque tampoco es necesario, y disfrutar de una buena y romántica tarde de cine.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lo más destacado en la semana del 16-feb - BlogdeBlogs 21 febrero 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *