6 febrero 2010 Acción, Noticias

lautneramstromgsteel

Tras el éxito de Luna Nueva y las jovencitas aprendiéndose de memoria cada parte de su torso (que tiene la extraña manía de no poder quedar tapado), parece que Taylor Lautner ha pegado fuerte en la industria del entretenimiento, y va poniendo en fila un grupo de encargos que lo conviertan en el nuevo hombre de acción (con menos de 18 años). Su primer estreno tras Crepúsculo será con un cameo en la pululada Historias de San Valentín -junto a su pareja y tocaya Taylor Swift-, y mientras termina el rodaje de Eclipse ficha por películas donde ser un piloto, un atleta de juguete o un hombre elástico de plastilina.

Esta última adquisición para su cartera vuelve a sacar a relucir una de las pasiones modernas de Hollywood: Adaptar muñecos y juguetes, y es que Stretch Armstrong no era más que un guerrero de goma de Hasbro al que cuando eramos pequeños teníamos la manía de estirar y estirar. Ahora reconvertido en un blockbuster -muy probablemente en 3D (¡Cómo no!)-, la cinta posiblemente volverá a traer al estirado a la actualidad, y si además se une al rostro y cuerpo de Taylor quizás se convierta en un juguete muy distinto para un target también muy diferente.

El 2012 será la fecha de aterrizaje de este superhéroe escrito por Steve Oedekerk (Sigo Como Dios).

En el mismo estilo, el adolescente mejor pagado de la industria rodará en verano Max Steel, otro juguete con poderes. Mattel y Paramount contratan esta vez sus servicios para meterlo en el cuerpo de un deportista extremo que es reclutado por una agencia secreta después de recibir super-poderes a través de nano-robots. Con este argumento creado por Chad Damiani y JP Lavin, nuestra mente está solo a un paso de explotar y de volver a la década de los noventa.

Pero esto no es todo, ya que este mismo abril comienza el rodaje de Northern Lights de John Moore (Max Payne) por la que recibe un sueldo de 7,5 millones de dólares. Esta nueva aventura de acción le pone en la piel de uno de los cuatro pilotos que se enfrentan al mejor del mundo en una carrera de vuelo al límite.

Todo esto se une al calendario en el que también aparece Breaking Dawn (tercera entrega de Crepúsculo), y una carrera aparentemente meteórica hecha solo para contentar a las masas, y al cine de acción falto de ideas y por debajo de la media. Esperemos que el Capitán América quede lejos.

Vía | Deadline Hollywood

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *