28 abril 2015 Trailers

ted_2
He de reconocerlo. Comencé a ver Ted y no me convencía nada. Es un tipo de humor soez, estúpido, bruto y sin sentido que se recrea en lo ilegal, lo zafio y lo mezquino. No es mi tipo de humor. Por eso, quizá, a los diez minutos las lágrimas que me producían las risas no me dejaban ver bien la película. Me ví atrapado por las groserías de este oso de peluche irreverente, y sin saber por qué, me lo pasé bien viéndola.

De todas maneras, me haya gustado o no, resulta que también ha sido agradable de ver para una buena cantidad de personas, ya que se va a estrenar en breve una segunda parte. A Estados Unidos llegará el 26 de junio, pero para que nos riamos en España de las gracietas de Seth McFarlane tendremos que esperar hasta el 17 de julio. Ante el entrañable osito de peluche veremos a Mark Wahlberg, que ejerce del gran amigo del protagonista.

En esta secuela vamos a ver algo todavía más extraño que todo lo que vimos en su predecesora. Se trata de que Ted sea padre, y para ello hace falta un donante de esperma. El honor de convertirse en donante recaerá en Wahlberg, pero antes tendrán que lidiar con una serie de problemas legales para conseguir que lo acepten. O hacer trampa, que se les da mejor.

No sé qué más decir acerca de esta película, ya que poco más hay. Una sucesión de chistes al estilo de la anterior película y un hilo conductor para hacerles tener una cierta coherencia. No digo que no vaya a ser divertida, aunque sea el típico humor que nos ofrece de forma habitual Seth McFarlane, el caca-culo-pedo-pis de toda la vida. Pero seguro, seguro, que nos vamos a encontrar riéndonos sin control, aunque no sepamos por qué.

Vía | Firstshowing

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *