18 abril 2014 Acción, Estrenos

The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro
Ayer se estrenó en toda España la segunda entrega de la nueva saga de películas de nuestro amistosos vecino Spider-Man. De nuevo tenemos a nuestro juvenil héroe cargado de responsabilidad, buen humor, acción, amor y, por supuesto, super villanos.

Apenas dos años después de The Amazing Spider-Man, Peter vuelve a nosotros en una película visualmente espectacular, pero narrativamente mediocre. Veamos qué nos ofrece esta segunda entrega (sin spoilers)


Para Peter Parker no hay una sensación más increíble que la de deslizarse entre los rascacielos, aceptar el hecho de que se ha convertido en un héroe y pasar tiempo con Gwen (Emma Stone). Pero ser Spider-Man tiene un precio: Spider-Man es el único capaz de proteger a sus conciudadanos neoyorquinos de los temibles villanos que acechan la ciudad. Con la aparición de Electro (Jamie Foxx), Peter tendrá que enfrentarse a un enemigo más poderoso que él. Y cuando su viejo amigo, Harry Osborn (Dane DeHaan) vuelve, Peter se da cuenta de que todos sus enemigos tienen una cosa en común: OsCorp.

De nuevo tenemos aventuras y acción, romance y peligro, fantasía y superpoderes. Y ese es el mayor problema de la película, que todo lo que vemos no es si no una reiteración de lo que tantas veces nos han mostrado en pantalla. Si bien el trabajo actoral, sobre todo de la pareja protagonista, es notable, y las escenas de Spider-Man balanceándose por las calles son simplemente magníficas, el resto, casi toda la película, simplemente es más de lo mismo.

Toda la historia de Richard Parker (su huída, sus experimentos) directamente sobra. Solamente consiste en extender inútilmente lo apuntado en la primera película. El guión, a pesar de no estar mal construido, es demasiado previsible y no solo para los avezados lectores de sus cómics, ya que al principio de la cinta nos insinúan que una tragedia va a ocurrir, repitiendo esta advertencia varias veces más a lo largo de la película. Los enemigos, por otra parte, no resultan creíbles. El villano principal, Electro, sólo tarda unos minutos en pasar de un inútil Nerd (al más puro estilo “profesor chiflado” de Jerry Lewis) a convertirse en un experimentado y sereno enemigo que, por circunstancias demasiado exageradas, odia a muerte a Spider-Man, dando lugar a un inverosímil enemigo.

The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro

Como le pasa al Duende Verde, cuya locura aparece de pronto, sin aviso, y solamente enfocada en el trepamuros. Además, ¿por qué vuelven a recurrir al Duende Verde con el amplio catálogo de enemigos que posee? Yo no lo veo como un homenaje a historias clásicas de Spider-Man (en ese caso no habrían realizado tantos cambios innecesarios y le habrían dado el protagonismo al Duende). En mi opinión es el resultado de la falta de ideas de los guionistas, que recurren a lo fácil en vez de intentar crear una nueva historia con viejos mimbres, como se hizo con la última película del Capitán América.

Por otro lado, el ritmo de la película es inconstante y la trama va avanzando a trompicones, con interludios de paz demasiado largos que ralentizan en exceso la historia, problema principalmente del montaje. La dirección, no obstante, es decente, Marc Webb cumple su cometido y nos permite disfrutar de las escenas de acción y de largas y excelentes panorámicas. En resumen, un buen espectáculo visual pero cuyo contenido se ha quedado a medio camino de conseguir una historia decente.

Por cierto, tenemos una escena post-créditos, pero nada tiene que ver con la película, aunque para los que somos aficionados a los superhéroes resultará interesante.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Estrenos de la semana: 16 de abril de 2014 18 abril 2014
  2. Bitacoras.com 18 abril 2014
  3. Semana mutante en Cinetelia: X-Men (1) 2 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *