26 marzo 2009 Fantasía, Opinión, Terror

 The Broken

Muchas veces, gracias a la escasa promoción de ciertas películas, el espectador se puede llevar la sorpresa de ver una película sin saber muy bien a que se va a enfrentar. No conoce el argumento, ni el director, y mucho menos los actores. En ocasiones, esa sensación tan placentera se vuelve angustiosa para otros, ya que intenta averiguar cosas antes de tiempo. Con The Broken ocurre algo similar.

Los hechos transcurren en la siempre lluviosa Londres, donde la joven radióloga Gina McVey (Lena Headey) acude a la celebración del cumpleaños de su padre, John. Entre los invitados se encuentra su novio Stefan, su hermano Daniel y la novia de éste, Kate. Durante la cena, mientras charlan animadamente, un gran espejo de pared se hace añicos sin motivo aparente. Al día siguiente, de camino a casa, Gina cree ver en la calle a una mujer que guarda un asombroso parecido con ella. Sobrecogida, decide seguirla hasta su apartamento.

The Broken

A partir de ese momento, la paranoia se apodera de ella y del espectador, en una película que por momentos se vuelve claustrofóbica, oscura y poco convencional. Ahí es cuando te das cuenta de porque no ha tenido una gran promoción, y es que se trata de un film bastante independiente, con un argumento que se sale de lo convencional y en la que el terror psicológico gana la batalla a las sangre a chorros y a los efectos especiales, lo que yo llamo una película a la antigua usanza. El director alemán Werner Herzog afirmó en una entrevista que nunca se mira en el espejo, por el miedo a lo que se puede encontrar y razón no le falta. Hagan caso a Herzog, porque si el espejo se rompe lo supuestos siete años de desgracia serán una broma comparado con lo que puede llegar a pasar.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 marzo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *