4 enero 2009 Acción, Críticas, Opinión, Thriller

The Spirit

Se ha ganado a pulso ser la película más vapuleada de las navidades, nadie la defiende porque es de esos patinazos que no eres capaz ni de criticar en negativo. Cuando tantas cosas se hacen mal, no te quedan ni palabras, solo puedes aconsejar a todos los lectores que a nadie se le ocurra ver este despropósito.

Mucha expectación, nombre de actrices del momento y más, traducido en un bodrio con mayúsculas del señor Frank Miller. Se supone que la historia existe, pero durante toda la película parece que el guión está en blanco. Se suponía una evolución de Sin City en el aspecto técnico, de acuerdo. En teoría era cine negro con mezcla de superheroes y al final acabamos viendo a Samuel L. Jackson en absurdas escenas de las que mejor no comento ningún spoiler.

Por momentos la película parece estar llena de lucidez, tiene un pequeño destello de seriedad, momentos en los que puedes pensar incluso que estás viendo una película. Espejismos, todo sigue siendo el mismo sin sentido con un guión desaparecido.

The Spirit

Ha tratado la adaptación del comic de Will Eisner como una sucesión concatenada de sketches aleatorios y sin motivos. La conexión entre todas estas piezas del rompecabeza es inexistente. Miller se dedica a montar trozos de película sin ton ni son, el pobre Eisner debe estar revolviendose en su tumba. Ahora me doy cuenta de que no es ni de lejos un director de cine, y cuanto antes se de cuenta él, mejor.

La voz en off es del todo irritante, los diálogos son insultos al cine negro y los monologos una tortura. Samuel L. Jackson interpreta uno de sus peores papeles de su carrera y de las acompañantes femeninas ni hablar. La solución de Miller fue sacar un poco del encanto de Eva Mendes, porque de la calidad interpretativa poco o nada, decir que es la mejor del reparto ya puede indicar el nivel del mismo.

Una mención especial a Paz Vega pues pasó como un rayo, es como la actriz de última hora de la que se rueda una escena, se pone su nombre en el cartel y listo. Scarlett Johansson incluye con esta una pifia más a su carrera, de las que ya abundan demasiado, cada vez queda más claro que tiene más de cara publicitaria que de actriz.

No quisiera añadir más, pues sería repetir lo dicho, en resumen estamos ante un inclasificable insulto al cine.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lo más destacado en la semana del 5-ene - BlogdeBlogs 10 enero 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *